miércoles, 20 de mayo de 2009

LA VERGÜENZA


 
LA VERGÜENZA

Dirección y guión: David Planell.
País: España.Año: 2009.
Duración: 107 min.
Género: Drama.
Interpretación: Alberto San Juan (Pepe), Natalia Mateo (Lucía), Marta Aledo (Irene), Norma Martínez (Rosa), Esther Ortega (Ester), Brandon Lastra Cobos (Manu).
Producción ejecutiva: María Zamora y Stefan Schmitz.
Música: Christopher Slaski.
Fotografía: Charly Planell.
Montaje: David Pinillos.
Dirección artística: Mónica Bernuy.
Ayudante de dirección: Antonio Ordoñez
Montaje de sonido: Nacho Arenas
Sonido directo: Juanjo Martínez San Mateo
Maquillaje y peluquería: Chicha BlancoProducción y distribución: AVALON
Estreno en España: 30 Abril 2009.

Intérpretes: Alberto San Juan, Natalia Mateo, Norma Martínez, Marta Aledo, Esther Ortega.

SINOPSIS:
Pepe (Alberto San Juan) y Lucía (Natalia Mateo) no pueden con Manu (Brandon Lastra). Lo han intentado todo, pero es inútil: el niño que adoptaron hace apenas un año les viene grande, no se hacen con él, y han decidido devolverlo. Sin embargo, pronto se dan cuenta del precio que deberán pagar si quieren seguir adelante con su plan.

OPINIóN:

Esto es un drama psicológico. Todos traumatizaditos. El niño, los papas adoptivos, la madre biológica, (su historia está de más. Típica y tópica) la funcionaria de adopciones... Alberto San Juan es Peter Pan pero con momentos de lucidez. El mejor junto con la funcionaria que, seguro, seguro, más de una y uno es tal cual en la vida misma. Por cierto, que no entiendo a qué vienen tantas llamaditas de móvil. ¿Es una maniobra de distracción? ¿Es una excusa para sacar a una de las mujeres de vez en cuando de cuadro? ¿Acaso el director se cree que está haciendo teatro? ¿Es que San Juan no puede con las dos a la vez? Y al final ¿quienes salen mejor parados? Los peces: (¡Libres, libres al fin!) Para ser su primera película, David Planell se mete en un proyecto que le viene grande y le saca poco partido. Se esfuerza y eso tiene mucho mérito, pero nada más. Aunque el tema no es para tomar a broma, si hubiera hecho una película en clave de humor, otro gallo cantaría, porque, a fin de cuentas, el delicioso esperpento es lo que mejor les sale a los directores españoles. Flojita sin llegar a horribilis.





TRAILER

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Vamos como que no merece la pena verla?

Cova dijo...

Bueno, yo diría que no vale la pena gastarse 7 euros, no

Marcelino dijo...

Cova, la crítica esta que va de modernilla, ridiculiza “La vergüenza”, una película muy seria. Al estilo de los Wyoming y compañía, no da razones, sino que sólo se hace la graciosilla y frívola. Ha visto la película, pero no se ha enterado de nada. “La vergüenza” es un drama que retrata muy bien el penoso estado de la sociedad actual.

Tenemos en primer lugar una madre soltera y alcohólica que tiene un hijo de vaya usted a saber quién. Tan irresponsable mujer, en otros tiempos, hubiera encontrado compasión y ayuda para ella y su hijo en un centro religioso, atendido por monjas o seglares, que se hubieran ocupado de enderezar su rumbo. ¿Qué sucede hoy día? Pues que el estado totalitario separa a una madre de su hijo, creyéndose que así se vela mejor por el pequeño. Pero ¿quién se ocupa de ello? Una funcionaria a la que no le gusta su trabajo, ¡Qué diferencia con las abnegadas mujeres de fe católica que se entregan a esa labor sin interés material y sólo por amor al prójimo!

Entregan a la criatura a una pareja progre (ni siquiera sabemos si están casados) que abomina de la disciplina. Gente caprichosa, infantil, egoísta, incapaz de asumir que la paternidad implica sacrificio y entrega. Ellos sólo quieren un juguete nuevo y presumir de multiculturales. Sólo piensan en su placer inmediato, incapaces de comprender la trascendencia de tener un hijo.

Al final salen a la luz todos sus pecados. Y aquí sí falla la película, porque el director
comprende a sus personajes, los defiende, no es lo bastante crítico con ellos. No extrae las conclusiones morales necesarias ¿No hubiera sido mejor contemplar su arrepentimiento y sustituir su vacío moral laico por algunos valores espirituales sin los que el hombre está perdido?

Olga dijo...

me habéis quitado las ganas de ver la película

Vladimir dijo...

Sólo estoy de acuerdo con el Marcelino este en que Cova no se ha enterado de nada y no dice más que chorradas que intentan ser ingeniosillas. Voy al grano, compañeros, es decir, a la peli. Eso sí, curilla, se te nota mucho que te estás metiendo con Zapatero.

En “La vergüenza” hay una clara denuncia social. A una pobre emigrante peruana, seguro que sin papeles, le quitan la patria potestad de su hijo. Que si bebe, dicen, entre otras cosas. Al ministro le ponía yo a trabajar 14 horas diarias, con unos jefes racistas que te llaman sudaca y por un sueldo de mierda y seguro que se bebía no dos copas, sino cinco botellas y que se quedaba no dormido, sino muerto. Si en vez de peruana hubiese sido una madre española no le quitan al niño ni con delirium tremens y atracando bancos.

¿Y qué hacen?, pues le dan el niño para que lo adopte a una pareja burguesa que van de progres, pero son un empresario y una ejecutiva. La cosa acaba mal, claro, porque el niño, aunque todavía no tenga conciencia de clase, está harto y se da cuenta de que es medio indio y pobre y que no tiene nada que ver con esos señores que juegan a los papás con él. Por eso se lleva mejor con la criada y se rebela contra el empresario al que se dedica a fastidiar todo lo que puede. Como el empresario es un pijo caprichoso que quería un Borja Mari, un obediente heredero y no un salvaje revolucionario, pues decide despedirlo. El problema es que la mujer no quiere devolver al crio, porque no se siente realizada como mujer si no tiene un hijo. La peli describe muy bien la situación, pero al final el director la caga proponiendo un pacto social. Si este es el cine político español, apaga y vámonos. Así nos luce el pelo.

Lidia dijo...

Bueno, bueno, bueno. Veo que los machitos son inmortales, incombustibles. No desaparecen nunca.

!Si es que no teneis termino medio¡ O somos unas descarriadas que necesitamos reorientacion según Marcelino o somos un objeto, un florero , o somos unas pobrecillas que necesitamos a un hombre-papa que nos lleve de la manita a todas partes, según Vladimir, supuestamente moderno y revolucionario. ¡Que ascazo¡

La crítica de Cova es bastante buena, aunque la pobrecilla se queda corta cuando habla de San Juan ¿un Peter Pan con momentos de lucidez? ¿Pero qué momentos de lucidez? ¿Cuando discute con esa funcionaria descerebrada que "el" director ha creado? ¡Por favor¡ Amiga mía, ¿de qué lado estás? ¿No te has dado cuenta de que las mujeres de esta película son el clásico estereotipo de mujer del que siempre hablan los hombres? O tontas, o cursis, o cabras locas, inútiles, etc. Y aún va mas lejos, porque al menos el machista tradicional creía que nosotras eramós buenas madres y buenas amas de casa, pero para el moderno, ¡Ni siquiera para eso valemos¡
¡Ay, alma Candida¡ creo que a partir de ahora entraré en este blog con frecuencia porque vas a necesitar mucho apoyo, no tienes más que ver como las gastan Marcelino y Vladimir.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados