martes, 2 de junio de 2009



LA BELLE PERSONNE


Dirección: Christophe Honoré.

País: Francia.

Año: 2008.

Duración: 90 min.

Género: Drama.

Interpretación: Louis Garrel (Nemours), Léa Seydoux (Junie), Grégoire Leprince-Ringuet (Otto), Esteban Carvajal Alegria (Mathias), Simon Truxillo (Henri), Agathe Bonitzer (Marie), Anaïs Demoustier (Catherine), Jacob Lyon (Jacob), Tanel Derard (Tanel), Martin Simeon (Martin).

Guión: Christophe Honoré y Gilles Taurand; basado en la novela "La princesa de Clèves" de Madame de La Fayette.

Producción: Florence Dormoy y Joey Faré.

Música: Alex Beaupain y Naïve.

Fotografía: Laurent Brunet.

Montaje: Chantal Hymans.

Diseño de producción: Samuel Deshors.

Vestuario: Pierre Canitrot.

Estreno en Francia: 17 Sept. 2008.

Estreno en España: 22 Mayo 2009.



SINÓPSIS:


La belle personne" es una adaptación contemporánea de la novela "La princesa de Clèves" de Madame de La Fayette. Chistophe Honoré traslada la acción desde la corte de Enrique II para examinar el amor en el París actual. Junie (Léa Seydoux), de 16 años, cambia de instituto a mitad de año, después de la muerte de su madre. Le ponen en la misma clase que su primo Mathias (Esteban Carvajal Alegria), quien la presenta a sus amigos. Todos los chicos quieren una cita con Junie y ella elige al más callado, Otto Clèves (Grégoire Leprince-Ringuet). Aunque pronto encuentra al gran amor de su vida, Nemours (Louis Garrel), su profesor de italiano. Sin embargo, la pasión que surge entre ellos está condenada. Junie rechaza rendirse a sus sentimientos y sigue negándose la felicidad que, en su opinión, es meramente ilusoria.



CRÍTICA:


Es curioso que esta película que se acaba de estrenar en España esté relegada a un cine pequeño y discreto. Desde luego no es una cinta que pueda gustar a la mayoría. De hecho, para mí es más original que buena. Pero a los amantes del cine de Godard seguro que les entusiasma. El mismo descuido, el mismo desaliño formal o "torpeza" que a su vez la hacen desenfadada, fresca y creíble. Los personajes son personajes del siglo XVII que han cambiado sus pelucas, puntillas y miriñaques por vaqueros, camisas, parkas o traje y corbata actuales... Pero las miradas lánguidas, la lividez, el sufrimiento, el secreto, las intrigas son las mismas. Si alguien recuerda su adolescencia seguro que identifica su instituto o se reconoce en alguno de los personajes. Lo mejor de la película, esos guapiiiiisimos chicos y chicas y sobre todo el profesor de italiano de pelo rizado y negro, vestido de traje negro, camisa blanca y corbata negra, pálido como un fascinante vampiro.





TRAILER

4 comentarios:

Eukeni dijo...

La historia se suele repetir una y otra vez, la cosa es saber adaptarla al cine y a la actualidad. Con respecto a los circuitos de distribución de cine ya sabemos todos a donde tenemos que ir para ver según que películas. ¿No?

Cova dijo...

Si. Pasen los siglos que pasen nos movemos por los mismos impulsos ¿animales?

vladimir dijo...

Yo no veo nada interesante en "La belle personne". Ligoteos de niños pijos y profes pijos. Todos muy parisinos, muy guapos y muy modernos. Con deciros que en todo el instituto, público por cierto, no hay ni un solo inmigrante. Para esto ya tenemos series españolas para quinceañeras en la tele tan estúpidas como esta peli. Mejor iros a ver “La clase”, película también francesa, que refleja bastante mejor la realidad de la enseñanza en nuestro vecino país.

Marcelino dijo...

En mi opinión “La belle personne” es una película frívola, casi libertina. El escenario que pinta es desolador: un colegio en el que reina la promiscuidad sexual. Profesores, profesoras, alumnos y alumnas revolcándose unos con otros. No falta la homosexualidad, los tríos. Terrible, pero real como la vida misma. Así está la enseñanza pública hoy día. Eso es lo que enseñan a la “ciudadanía”, como llaman ahora a los alumnos, que el sexo es sólo un juego, que es divertido.
Sólo hay un muchacho, Otto, entre toda esa falsa “alegría de vivir”, con algo de sensatez, que busca el amor y un compromiso, una relación entre dos personas y no dos animales. Junie, una chica sensata, le elige a él, pero mujer y es débil, nadie le ha enseñado los valores y las convicciones necesarias para resistir en ese entorno y a punto está de sucumbir a la seducción de su degenerado profesor. Ello provoca la tragedia y Junie, arrepentida, se aleja de semejante ambiente.
Contado parecería una buena película, pero vista, no lo es. Porque aunque el argumento es aleccionador, su director no lo entiende así y nos ofrece una película de enredos amorosos. Y así resulta ser sólo una apología de lo liviano y lo amoral.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados