martes, 30 de junio de 2009

LOS MUNDOS DE CORALINE






Dirección: Henry Selick.

País: USA.
Año: 2009.
Duración: 100 min.
Género: Animación, fantasía, familiar.
Doblaje original: Dakota Fanning (Coraline Jones), Teri Hatcher (madre), Jennifer Saunders (señorita Spink), Dawn French (señorita Forcible), Ian McShane (Sr. Bobinsky), Keith David (gato), John Hodgman (padre), Robert Bailey Jr. (Wybie Lovat).
Guión: Henry Selick; basado en el libro de Neil Gaiman.
Producción: Bill Mechanic, Claire Jennings, Henry Selick y Mary Sandell.
Música: Bruno Coulais.
Fotografía: Pete Kozachik.
Montaje: Christopher Murrie y Ronald Sanders.
Diseño de producción: Henry Selick.
Estreno en USA: 6 Febrero 2009.
Estreno en España: 5 Junio 2009.



SINOPSIS

Coraline Jones es una niña de 11 años llena de vida, de curiosidad y mucho más aventurera de lo que haría suponer su edad. Acaba de trasladarse con sus padres de Michigan a Oregón. Echa de menos a sus amigos, y al ver que sus padres están desbordados por el trabajo, decide encontrar alguna distracción en el vecindario. Wybie Lovat, un chico de su edad que vive en el barrio, quiere ser su amigo, pero ella le considera un pesado. Visita a sus vecinas, dos excéntricas actrices inglesas llamadas Srta. Spink y Srta. Forcible, y al aún más extravagante Sr. Bobinsky. Después de estas experiencias, Coraline empieza a dudar seriamente de si su nuevo hogar le ofrecerá alguna diversión... Pero se equivoca. Descubre una puerta secreta dentro de su casa. Basta con cruzar el umbral de la puerta y recorrer un lúgubre pasillo para entrar en otra versión de su vida. Aparentemente, esta realidad paralela es parecida a su vida, pero mejor. Los adultos, entre los que se encuentra una amabilísima Otra Madre, parecen mucho más cariñosos. Incluso el misterioso gato es más simpático.

CRITICA

Esta película nos habla de algunos miedos y de otras fantasías infantiles: Coraline es una niña con la que mas de uno que fue niño se puede identificar. Aquellos que en alguna ocasión hemos deseado tener otros padres o pensamos que eramos adoptados. Aquellos que veíamos monstruos en la oscuridad. Aquellos que soñamos que éramos piratas o seres intrépidos que vivían emocionantes aventuras. No es una historia nueva, pero sí es una deliciosa película para todos los públicos, donde no sabes en cuál de los dos mundos los personajes son más freakies. No es de terror, pero desde el principio sabes que algo no va bien en el idílico mundo de los ojos de botón, que algo siniestro se oculta allí. Se suda frío y no por el aire acondicionado de la sala. Se encuentra imaginación de la buena en esta historia y en estos personajes, filmados en un estupendo 3D (es tan bueno que a veces distrae de la película) por eso es importante ir al cine para no perdérselo, aunque sea mas cara la entrada ¡Y hasta las gafas que dan son decentes! La bruja de manos de aguja recuerda al Papá Noel de "Pesadilla antes de Navidad" otra película del mismo autor para disfrutar. En resumen, adiós a Ponyo, Wally y demás parientes. Yo me quedo con esta sin que me tiemble el pulso al escribirlo. Me recuerdan al oído que la BSO es también muy buena.



11 comentarios:

vladimir dijo...

¡Ya no saben que inventar! Primero fue el sonoro y ya hubo puristas que se quejaron de que eso ya no era cine, sino literatura o teatro. Luego fue el color y nuevos puristas se lamentaron porque los colorines enterraban la luz y la expresividad fotográfica del blanco y negro. Más tarde fue el cinemascope y no faltaron quejas, ya sólo se iba a rodar cine épico: western y peplum, a golpe de panorámica espectacular, eso era circo, no cine. No les faltaba algo de razón a todos.
Y ahora, aunque ya ha habido experiencias anteriores, nos llega un 3-D muy perfeccionado. Modifica por completo el trabajo del director. Olvídate de jugar con la profundidad de campo, la elección de objetivos o la composición del plano. Te queda la toma, el encuadre y, sobre todo, mucho mover la cámara, barridos para aquí y para allá. Supongo que esto también provocará quejas, pero el capitalismo es así.
Paradójicamente lo curioso es que Coraline es una película que critica con inteligencia el infantil deseo de novedad continua, la necesidad de satisfacer todos los caprichos.
Espléndida e inteligente historia, no os la perdáis. Pocas ocasiones se dan en que los adultos puedan disfrutar tanto como los pequeños con una película.

Marcelino dijo...

Por una vez estoy de acuerdo con Vladimir. ¡Qué bonita y aleccionadora película! Caroline es un hermoso canto a la familia, la de verdad, la de unos padres que se esfuerzan trabajando y no le consienten todos los caprichos a la niña. Pero hay otra familia, la que no tiene ojos para el espíritu, pero es rica en circo, chucherías y fantasías varias. Es la tentación diabólica de la publicidad que nos promete un mundo irreal que satisface todos nuestros caprichos materiales. Pero Carolina acaba comprendiendo que no debe vender su alma, que el afecto de verdad exige comprensión, sacrificio, un poquito de paciencia y ser más obediente. ¿Ven cómo es posible hacer una buena película infantil sin carreras atolondradas, golpes, violencia, gritos y efectos especiales?

Thaed Hsinaps dijo...

Yo si pienso que el cine murió con la llegada del sonoro.

Lidia dijo...

¡Vaya panda de inmaduros que estais hecha y hechos!(Esto no va por ti, Thaed, por cierto, curioso nombre) !Por favor! Que la peliculita es un cuento y, como dice nuestra ínclita crítica, ni siquiera cuenta una historia nueva. ¡Y encima, para variar, pone a parir a las mujeres! En el mundo real hay más maltratadores que maltratadoras pero la mala de la historia es una bruja, como casi siempre. En el mundo real la madre, aunque trabaje fuera de casa, siempre se ocupa más de los hijos que el padre, pero en esta película ninguno de los dos se ocupa como es debido de Coraline que, por cierto, es el único personaje que se salva. A las vecinas se las pinta como locas ridículas, mientras que el vecino que vive en la buhardilla es solo "excéntrico". Pero bueno, es un cuento que para niños podría colar, a pesar de su machismo. ¿Adultos que de niños pensaban que eran adoptados? ¡¡¡Paparruchas!!!

Cova dijo...

¿Por que dices eso Thaed? Me encanta el cine de Fritz Lang, de Murnau o de Dreyer. Es asombroso lo que consiguen en películas como Metrópolis, Fausto, Ordet, tan solo con imagen y con unos efectos especiales totalmente artesanales. Puede que ahora se abuse un poco del ordenador o de secuencias en exceso espectaculares pero también hay estupendos directores que se limitan a contar una historia a través de imágenes y palabra, las dos unidas, consiguiendo unos resultados estupendos: "Contra la Pared", "La ciudad de Dios" "El camino a casa" ...

Thaed Hsinaps dijo...

Creo que el cine sonoro llego en el momento de mayor esplendor y desarrollo del cine, cuando gracias a los creadores que mencionas y a otro muchos, los niveles de expresión y creatividad cinematograficas habian alcanzado su cima convirtiendose en un modo de expresion bello y universal. El periodo clásico que llega a finales de los 30´s y dura hasta los 50´s es posible gracias a los maestros cuya formación habia tenido lugar durante el periodo mudo y se convierten en referentes de todo el buen cine que se hará despúes. En el momento actual ya no quedan directores clásicos y aquellos que los tuvieron como referentes cada vez se alejan mas de aquel camino de búsqueda y logro, que diria Truffaut. Actualmente se ha perdido el nexo de unión entre los creadores modernos y los grandes maestros, es como si este periodo no hubiera existido para la mayoria. Ha desaparecido la posibilidad de "caminar a hombros de gigantes". Los nuevos directores creen inventar recursos que ya se usaban en los años 20, se trata de un regreso a la oscuridad, de una perdida total de referencias. Vivimos en definitiva el apogeo de la ignorancia fílmica, el imperio de la mediocridad, el olvido y el friquismo. El cine mudo ha desaparecido del corazón de los cineastas y esto hace que la muerte del cine como "medio de expresión bello y universal" sea ya practicamente un hecho.

vladimir dijo...

ALGUNAS PRECISIONES
1 Los puristas que lloraban la muerte del cine asesinado por el recién nacido sonoro no comparaban en términos de calidad artística. Comparación imposible, ya que el sonoro apenas balbuceaba. No, como buenos puristas, rechazaban el sonoro por traicionar las esencias.
El cine puro era para ellos imagen en movimiento y nada más. Lo esencial del arte cinemátográfico era su capacidad de atrapar el tiempo, de jugar con él. Algo fuera del alcance de ningún otro arte. Esa magia primigenia o poesía del cine queda muy bien reflejada en “Arrebato” de Iván Zulueta, cuando el ingenuo personaje de Will More rueda fascinado el paso de las nubes a cámara rápida con su cámara de superocho.
La introducción del sonoro implicaba, desde luego, la contaminación literaria. Pondría la imagen al servicio de la narración, mientras que en el cine mudo era la imagen la que narraba.
2 Yo desde luego no me siento capacitado para hablar de la calidad en general del cine mudo y muy pocas personas deben estarlo. Tengamos en cuenta que del cine mudo apenas conocemos un puñado de obras maestras y el cine cómico. Ignoro cifras de producción, pero a cientos, sino miles de películas mudas no hemos tenido acceso. Deslumbrados por esas cumbres de los grandes maestros del mudo no debemos olvidar los innumerables western americanos o películas de romanos italianas de esa época que mucho me temo debían ser infumables. Sin ir más lejos, hace poco se ha comentado aquí “Spione” de Fritz Lang que, gracias sólo al prestigio de su director, hemos podido ver. Pues bien, es una película descaradamente comercial, con alguna “tarantinada” incluso, y más bien mediocre.
3 La sacralización francesa del cine de autor nos lleva a ignorar a veces que todos los grandes han hecho malas películas y que el director no es tan autor en muchísimas ocasiones, sea por obligaciones industriales o por lo mucho que el cine tiene de trabajo en equipo.
4 Me resisto mucho a idealizar tiempos pasados. El tiempo suele ser muy cruel y directores o películas que ayer nos fascinaron, si hoy los revisamos, ya no nos parece que sean para tanto. Hay que evitar la indulgencia nostálgica que nos lleva a ver películas en blanco y negro con excesiva benevolencia. También hay que aceptar que la fuerza o el brillo de muchas películas se diluyen con el tiempo. Fueron oportunas, no serán clásicas. De cada época sólo sobreviven unos pocos que mutan en clásicos e incluso el gusto sobre los clásicos es mudable.
5 No creo que el problema creativo de los cineastas de hoy sea su ignorancia de los maestros. Opino por el contrario que saben demasiado, porque han estudiado cine, están resabiados. En escuelas y facultades les han desmenuzado las grandes películas, secuencia a secuencia, hasta aburrirlos. Resultado: hacen cine sobre cine, luego manierismo. La ventaja de los grandes directores de origen europeo creo que provenía de su formación teatral y literaria. Leían mucho y sabían dirigir actores. Otros, como los americanos, tenían un acercamiento ingenuo al cine, lo que les daba una frescura hoy imposible.

Thaed Hsinaps dijo...

Es interesante su comentario, Vladimir aunque no entiendo muy bien algunos conceptos.
Me parece muy sano que no sea amigo de "sacralizar" tiempos pasados. Yo soy enemigo de sacralizar cualquier cosa. Me extraña sin embargo la seguridad con que opina de un cine que usted mismo confiesa desconocer. Desconocimiento que se hace patente cuando dice: "apenas conocemos un puñado de obras maestras y el cine cómico" Hombre, es cierto que se han perdido muchas péliculas pero quedan suficientes como para que usted y otro buen numero de estudiosos puedan escribir varias tesis. Tantas o mas que las escritas sobre las apenas conservadas literaturas clásicas. Yo no seria capaz de escrirlas pero no por ello se me ocurre dudar de que existan personas mas capacitadas para esta labor. Tampoco me atreveria de calificar de infumable a ninguna de las miles de peliculas incluyendo muchisimas sonoras que no he visto. Estoy convencido (ahora soy yo el que se arriesga) de que a pesar de que se conservan infinidad de peliculas "modernas", usted no las ha visto todas, pero por supuesto tiene todo el derecho a tener una opinión formada sobre lo que si conoce. Cuando hablo de falta de referencias creí que quedaba sobreentendido que no me referia a que se desconociera la existencia de estos maestros clásicos.Ya se que se analizan en las escuelas y facultades del ramo. En mi opinion estos centros son el mejor instrumento para asegurar un futuro sin cine, en España ya es casi un presente. Vivimos en una sociedad inundada de información pero no sé si estamos de acuerdo en que tanta información no siempre se traduce en saber. De lo que si soy enemigo es del exceso de relativización, de la aceptación de la mutabilidad de conceptos que deben ser y son universales. Lo que si cambian son los prejuicios y es labor, en mi opinión, del buen espectador, sentarse ante la pantalla con los menos posibles. Así es posible que descubramos en "Cabiria", por ejemplo, un épico fresco desbordante de recursos e imaginación en el que intervino uno de los hombres de cine mas importantes nacidos en este pais.
De todas formas, tanto cuando hablo de muerte del cine mudo como de apocalipsis del cine en general estoy exagerando (no demasiado) con tal de llamar la antención sobre las causas que en mi opinión están llevando a la mediocridad absoluta a este arte que todos amamos. Afortunadamente el cine vive y vive porque el cine mudo vive en unas pocas, muy pocas y cada vez menos obras de arte como por ejemplo "Gran Torino". Hay un gran y apasionante debate sobre la naturaleza del cine y sobre su futuro que me encantaria tener con usted o con cualquier amigo dispuesto a no caer en tópicos y prejuicios.

Cova dijo...

Bueno, como el debate que estais teniendo Thaed y Vladimir me parece de lo más interesante, si no teneis inconveniente y dado que no tiene que ver con la película "Los mundos de Coraline" he pensado sacarlo a una nueva entrada donde pegaré vuestros comentarios para que los vean otras personas y se animen a participar ¿Os parece bien?

vladimir dijo...

Claro que sí. No tiene sentido mantener este debate dentro de los comentarios sobre Coraline.

Thaed Hsinaps dijo...

por mi o.k.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados