martes, 11 de agosto de 2009

LAS TRECE ROSAS


País: España.
Año: 2007.
Duración: 132 min.
Género: Drama.
Interpretación: Pilar López de Ayala (Blanca Brisac), Verónica Sánchez (Julia Conesa), Marta Etura (Virtudes González), Nadia de Santiago (Carmen), Gabriella Pession (Adelina García), Félix Gómez (Perico), Fran Perea (Teo), Enrico Lo Verso (Cánepa), Asier Etxeandía (Enrique), Alberto Ferreiro (Valentín), Adriano Giannini (Fontenla), Goya Toledo (Carmen Castro), Bárbara Lennie (Dionisia Manzanero), Secun de la Rosa (Satur), Luisa Martín (Dolores).
Guión: Ignacio Martínez de Pisón; basado en un argumento de Pedro Costa, Ignacio Martínez de Pisón y Emilio Martínez-Lázaro; inspirado en el libro "Trece rosas rojas" de Carlos Fonseca.
Producción: Pedro Costa y Enrique Cerezo.
Música: Roque Baños.
Fotografía:
José Luis Alcaine.
Montaje: Fernando Pardo.
Dirección artística: Edou Hydallgo.
Vestuario: Lena Mossum.
Estreno en España: 19 Octubre 2007.

SINOPSIS

1 de abril de 1939. Con la entrada en Madrid de las tropas de Franco terminaba la Guerra Civil Española. Temiendo la sangrienta represión que se avecinaba, muchos republicanos huyeron del país, pero otros no pudieron o no quisieron, como las jóvenes muchachas protagonistas de esta historia real. Franco prometió que solamente serían castigados los que tuvieran las manos manchadas de sangre. Y ninguna de esas chicas las tenía. Las detuvieron al mes de acabar la guerra. Sufrieron duros interrogatorios policiales y finalmente fueron trasladadas a la cárcel de Ventas. A las 13 detenidas, a las que sus compañeras bautizaron como “las menores” por su corta edad, las incluyeron en la misma causa bajo la acusación de ayuda a la rebelión y haber planeado un atentado contra Franco, un atentado irreal pero que daba base a la acusación. Todo muy abstracto, sin pruebas. Ellas y sus familiares estaban tranquilos, a lo máximo les caerían unos cuantos años de cárcel. Pero unos días antes de que se celebrase el juicio se produjo un atentado contra un militar franquista, suceso en el que murieron tres personas. Las 13 jóvenes fueron condenadas a muerte.



CRITICA (Desde el cabreo)

No fui a verla al cine porque ya me daba mala espina. Pero como este año fue el 70º aniversario de su fusilamiento, la alquilé en DVD. Gracias a ello, pude ir dos veces al baño, dos a beber agua y una a cotillear en el FB. Me ha indignado esta película por varias razones. La principal, es que estoy más que harta de la moda de "no reabrir heridas" o "no herir la sensibilidad del espectador". Pues mi sensibilidad no solo está herida. También está muy ofendida. No tengo mucho que objetar de la calidad de la película. Se nota que había presupuesto. Tampoco mucho que criticar respecto a una digna interpretación de los actores. Para empezar, no se si el "traidor" que las delata lo hace porque le soban los morros (no se ve más que un puñetazo, y una secuencia después la cara magullada) o porque es un infiltrado: Conocía al comisario. En una de las primeras secuencias de la película, se le ve cotilleando las fichas de las chicas, unas fichas que se supone que deberían haberse quemado pero que aparecen después una vez detenidas. Continuemos: La cárcel, más parece un internado de señoritas bien aunque tienen que dormir un poco apretadas y en el suelo, con unas severas directoras, pero con las que se puede incluso jugar a las agüadillas. En el patio de la cárcel se baila, se canta, se rie, se sabe que hay piojos sólo porque una de ellas nos lo comunica. Las "ratitas" sirven para hacer una travesura en misa por la que no se recibe ningún castigo... Sólo se las castiga cuando se "amotinan" negándose a cantar el Cara al Sol porque sus hijos se mueren de hambre. (La verdad es que, por mucha imaginación que le eche, no consigo relacionar a las carceleras que retratan en la película con las falangistas de la Sección Femenina de Pilar Primo de Rivera, las mismas que negaban la leche a los niños si sus madres no iban a misa). Se las encierra en unas amplias celdas de castigo bastante bien iluminadas. El único sufrimiento de las presas parece que sobreviene cuando, ya condenadas a muerte, tienen que escribir una carta de despedida a sus familiares (El único momento con "algo" de emoción de toda la película). El cura las dice que si no se confiesan no pueden escribir la carta. Y cuando una de ellas le dice que no tiene nada de que confesarse, es absuelta sin más de sus pecados y puede escribir su despedida ¡Que majo el cura!


Y para terminar, la película cita las palabras de la beata Blanca, una de las 13 rosas, recomendándole a su hijo que sea un buen hombre, que no guarde rencor, que haga la comunión y que aprenda a creer en Dios, como ella... Pues a mí me siguen gustando más las palabras de Julia: "Que mi nombre no se borre de la historia".








2 comentarios:

vladimir dijo...

Esta película es política e históricamente mentirosa. No me extenderé en ello, pero repite los tópicos de la verdad oficial establecida por la transición para la guerra civil. En algún momento roza la desfachatez, como cuando nos presenta a las trece rosas como militantes de las Juventudes Socialistas, lo que casi todos los espectadores interpretarán como militantes del PSOE. Error, pertenecían a las Juventudes Socialistas Unificadas que eran las juventudes del Partido Comunista. Y es que, ¡oh sorpresa!, aparte de esta pequeña y astuta omisión, en ningún momento se nos dice que esas chicas eran comunistas.
Lo peor, sin embargo, es ver cómo se ha desaprovechado un buen presupuesto para conseguir un resultado artístico tan pobre. La dirección es floja: el mitin inicial es de una inverosimilitud y artificialidad difícil de conseguir. En la cárcel para mostrarnos que las muchachas mantenían su alegría veinteañera pese a todo, Martínez Lázaro nos ofrece no una secuencia, sino tres seguidas de juegos, risas y canciones, con lo que consigue frivolizar su encarcelamiento. La dirección artística es penosa: una vez más en el cine español las chicas son demasiado monas y nada más. Se salva Marta Etura, la única con talento. Del guión de Ignacio Martínez de Pisón mejor ni hablamos.

Eukeni dijo...

Aunque ya hace tiempo que la vi en el cine, evidentemente no la he vuelto a ver. Sin entrar en valoraciones historicas, en referencia a la calidad como pelicula casi mejor ni entramos tampoco. Un ciasco en todos los sentidos, estoy totalmente de acuerdo con Vladimir y con Cova.
Si no la habeis visto, no merece la pena verla, de verdad.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados