miércoles, 23 de septiembre de 2009

MALDITOS BASTARDOS (Quentin Tarantino)




Dirección y guión: Quentin Tarantino.
Países: USA y Alemania.
Año: 2009.
Duración: 153 min.
Género: Acción, bélico.
Interpretación: Brad Pitt (teniente Aldo Raine), Diane Kruger (Bridget Von Hammersmark), Mélanie Laurent (Shosanna Dreyfus), Christoph Waltz (coronel Hans Landa), Michael Fassbender (Archie), Daniel Brühl (Frederick Zoller), Eli Roth (Donny), B.J. Novak (Smithson), Til Schweiger (Hugo Stiglitz), Gedeon Burkhard (Wilhelm Wicki), Julie Dreyfus (Francesca Mondino).
Producción: Lawrence Bender.
Fotografía: Bob Richardson.
Montaje: Sally Menke.
Diseño de producción: David Wasco.
Vestuario: Anna B. Sheppard.
Estreno en USA: 21 Agosto 2009.
Estreno en España: 18 Septiembre 2009.

SINÓPSIS
Durante el primer año de la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfus (Melanie Laurent) presencia la ejecución de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine. En otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine (Brad Pitt) organiza a un grupo de soldados judíos para tomar brutales y rápidas represalias contra objetivos concretos. Conocidos por el enemigo como “Los Bastardos”, los hombres de Raine se unen a la actriz alemana Bridget von Hammersmark (Diane Kruger), una agente secreta que trabaja para los aliados, con el fin de llevar a cabo una misión que hará caer a los líderes del Tercer Reich. El destino quiere que todos se encuentren bajo la marquesina de un cine, donde Shosanna espera para vengarse.

CRÍTICA UNO (Cova)
Yo diría que es una película con "tarantinadas" mas que una película de Tarantino. Es decir, se notan su firma pero... No es cien por cien Tarantino. Reconozco que me perdí un minuto o dos de cinta porque me dormí. Y no porque la película me resultara aburrida. No lo es en absoluto. Está muy bien hecha, muy bien dirigida y sus actores dan todos la talla. Muy buena sobre todo la interpretación de Christoph Waltz (coronel Hans Landa) que cuando aparece en escena, la película gana y los ojos del espectador no se pueden apartar de él. ¡Peeeero!.. No es Reservoir dogs, ni Pulp Fiction, ni siquiera Kill Bill vol. 1. Según el director con esta película quiere demostrar "la fuerza del cine para luchar contra el nazismo" (exceso de optimismo por su parte o es una boutade de las suyas). Y desde luego es un homenaje al cine pues es uno de los protagonistas de la película. También nos deja claro que Quentin se ha leído al menos un par de libros sobre la II Guerra Mundial. Y ese es para mí su principal fallo. Que intenta hacer una película seria, de denuncia, de no a la guerra y a las barbaridades nazis, quedando un producto casi casi convencional. ¡Con el buen material para hacer precisamente una buena tarantinada! con sus desparramos, sus excesos que yo tanto he echado de menos. Abundan las secuencias demasiado largas, donde los personajes hablan y hablan y aunque sus diálogos son buenos... Falta esa acción tan característica suya y a la que nos tiene acostumbrados.

TARANTINO SE DESINFLA por Vladimir Eisenstein
¿Por qué nos deslumbró Tarantino en su día? Sin duda por esos elaborados guiones (Reservoir Dogs, Pulp Fiction) de compleja y bien acabada arquitectura y con “diálogos para besugos” chispeantes, algunos de los cuales se incorporaron a nuestra memoria sentimental. También por la originalidad de sus personajes caricaturescos, pero con vida propia. Añadamos su buen gusto musical, pinchando temas, como un disc jockey en los momentos decisivos y renunciando a la banda sonora tradicional.
Estas eran sus mejores cartas. ¿Encontramos algunas de ellas en “Malditos Bastardos”
Hay que decir que no o que en vez de trío de ases sólo enseña una pareja de ochos. El argumento no es malo, por ejemplo, pero el guión es lineal y articulado en largas secuencias a las que falta relleno o es muy soso. Ni los diálogos, ni lo que ocurre justifican su duración, luego falla el ritmo, de hecho, rectificó el montaje abreviando, tras su proyección en Cannes.
Los personajes son una pálida sombra de aquellos otros que dibujó. Baste con comparar la Uma Thurman de “Kill Bill” con la Shosanna que interpreta Mélanie Laurent. Brad Pitt consigue un acento de sargento palurdo americano muy logrado, pero no hay más personaje. Y sus bastardos quedan a años luz de los ricos secundarios de Tarantino. Sí, el “malo”, Christoph Waltz, aúpa la cinta con sus apariciones, pero hubiera necesitado un teniente Aldo Raine (Pitt) a su altura para darle la réplica. Ni siquiera la banda sonora se salva, pues pese a algunos hallazgos de Morricone y un inesperado Bowie (quizás el mejor momento musical) resulta previsible y menos brillante que en otras ocasiones.
No quiero ser injusto y hay que reconocer que las expectativas que despierta una nueva película de Tarantino son desmesuradas y que por ello puede que seamos demasiado exigentes. “Malditos bastardos” entretiene y divierte, no es cine vulgar y lo que desde luego no ha olvidado nuestro admirado director es su oficio de narrar con imágenes. Sigue moviendo la cámara con elegancia y estilo (ese admirable manejo de los momentos de tensión previos al estallido) y, si fuera su debut, quizás estaríamos juzgando de muy otra manera.
Pero lo que sí parece evidente es que Tarantino se está tropezando con sus propias limitaciones. “Death Proof” y la segunda parte de “Kill Bill” ya demostraron que cuando intenta ponerse serio no lo consigue. Lo suyo no es conmover, sino divertir. ¿Qué camino tomar para no repetirse a sí mismo? Es una papeleta difícil, en verdad, cuando sus aciertos son tan marcados y parecen poco dúctiles. Lo peor es que incluso esos aciertos, su ingenio y capacidad de sorpresa, parece que se están desinflando. Te ríes, pero poco, y te sorprendes, pero menos que en sus anteriores películas.No, no nos desanimemos, seguro que el spagueti-pistolón de Quentin aún guarda una bala en la recámara y, si no es así, su cine quedará como una fugaz, brillante y graciosa cáscara de nuez que, al fin y al cabo, estaba vacía.





4 comentarios:

Eukeni dijo...

Totalmente de acuerdo, aunque hay mucho personal que la califica de obra de arte.
Ni la música, ni la dirección, ni el guión son lo que yo esperaba (Quizás esperaba demasiado). Como bien dice Cova esta cargada de Tarantinadas, pero la película en si no es una Tarantinada.
Resumiendo, yo también esperaba bastante más, y creo que la curva de Tarantino hace tiempo que es descendente aunque para nada estoy de acuerdo con la ultima frase de Vladimir, esa de la nuez vacía, porque aunque solo hubiera hecho dos films "Reservoir Dogs" y "Pulp Fiction" ya seria un artista este señor y contaríamos con el para la historia del cine. Lo lamentable es que cuando uno comienza en estos niveles lo difícil es mantener el orgasmo, evidentemente lo más fácil es ir a menos.

Lo mejor es el homenaje al cine y el desparpajo de tratar la historia nazi de Alemania desde ese punto de vista, además de la escena del bate de béisbol, dura. dura.

Olga dijo...

Pues yo no comparto vuestro punto de vista: evidentemente, no la calificaría como obra de arte ni la equipararía a "Reservoir Dogs" ó "Pulp Fiction" pero yo disfruté como una enana con la película. Coincido en que algunos personajes quedan flojos, especialmente "los bastardos" que dan nombre a la película y poco más, pero, en conjunto, la historia engancha.

Excelentes la banda sonora y la escena del bar.

El asesino poeta dijo...

Pues ya era hora de que alguien le pusiera mal. Yo he hecho lo propio y me consta que he cabreado a bastante gente: http://dosparalatres.blogspot.com/

Saludos.

Eukeni dijo...

Tampoco esta tan mal, pero de eso a que sea una obra de arte como dicen algun@s hay un trecho.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados