jueves, 29 de octubre de 2009

500 DIAS JUNTOS


Título original: (500) days of Summer.
Dirección: Marc Webb.
País: USA.
Año: 2009.
Duración: 95 min.
Género: Comedia dramática, romance.
Interpretación: Zooey Deschanel (Summer Finn), Joseph Gordon-Levitt(Tom Hansen), Clark Gregg (Vance), Matthew Gray Gubler (Paul), Rachel Boston (Alison), Geoffrey Arend (McKenzie), Chloë Grace Moretz (Rachel Hansen), Minka Kelly (chica de la entrevista), Patricia Belcher (Millie).
Guión: Scott Neustadter y Michael H. Weber.
Producción: Mark Waters, Jessica Tuchinsky, Mason Novick
y Steven J. Wolfe.
Música: Mychael Danna y Rob Simonsen.
Fotografía: Eric Steelberg.
Montaje: Alan Edward Bell.
Diseño de producción: Laura Fox.
Vestuario:Hope Hanafin.
Distribuidora: Hispano Foxfilm.
Estreno en USA: 17 Julio 2009.
Estreno en España: 23 Octubre 2009.


ARGUMENTO

Tom aún sigue creyendo, incluso en este cínico mundo moderno, en la noción de un amor transformador, predestinado por el cosmos y que golpea como un rayo sólo una vez. Summer no cree lo mismo, para nada. La mecha se enciende desde el primer día, cuando Tom, un arquitecto en ciernes convertido en un sensiblero escritor de tarjetas de felicitación, se encuentra con Summer, la bella y fresca nueva secretaria de su jefe. Aunque aparentemente está fuera de su alcance, Tom pronto descubre que tienen un montón de cosas en común. La historia de Tom y Summer cubre desde el enamoramiento, las citas y el sexo hasta la separación, las recriminaciones y la redención, todo lo cual se suma al caleidoscópico retrato del por qué y el cómo seguimos esforzándonos de modo tan risible y rastrero para encontrar sentido al amor… y esperar convertirlo en realidad.


PRÍNCIPE AZUL, PRINCESA ROSA por Vladimir Eisenstein

¿Existe tu media naranja, esa chica con la que te encontrarás algún día y nada más verla sabrás que es ella?
Este es el candente tema que plantea “500 Días Juntos”, vulgar traducción de “500 Days of Summer” (Summer es el nombre de la protagonista y también verano y no por casualidad).
La “osadía” del planteamiento radica en que invierte los papeles tradicionales: el romanticón es el chico y la que no quiere compromiso es la chica. En los años 50 esto habría resultado provocador, hoy no provoca nada más que una agradable sonrisa.
Se supone que esta es una película indie. ¡Para lo que hemos quedado! Ahora resulta que indie sólo significa que no haya grandes actores y que el presupuesto no sea astronómico. Que digan barata o modesta y nos entenderemos todos, porque el cine indie era aquel cine que por su innovación formal o su temática crítica rechazaban las grandes productoras. Y no es este el caso de “500 Días Juntos”, una obra tan convencional y apta para todos los públicos que podemos asegurar que será una excelente tarjeta de presentación para que su debutante director, Marc Webb, sea bien recibido en los grandes despachos.
Convencional, sí, pero como ni la convencionalidad ni la heterodoxia son índice de calidad, hay que subrayar que “500 Días Juntos” es una buena película que tiene el gran mérito de ofrecer cine inteligente y sensible para los muy jóvenes, que tan infravalorados son, visto el fast food cinematográfico que se les ofrece de superhéroes del cómic, supersalidos de instituto o asombrosos efectos especiales.
El reparto es todo un acierto, comenzando por los dos protagonistas que con su ambigua e incluso elegante interpretación, como debe ser en toda comedia romántica que se precie, aportan matices a unos personajes que podrían ser demasiado bobalicón, él, y demasiado fría, ella.

Seguimos, pues, con agrado la peripecia del enamorado Tom hasta que llega a comprender que las princesas azules no existen, que, como dice el director: “Summer no es sólo una chica. Es un suceso”. Uno no puede evitar pensar que para su edad ya debería haberlo sabido y que semejantes inquietudes son más propias de la adolescencia. Tampoco se puede ignorar, por otra parte, que los gustos musicales de los protagonistas parece que son más los de los autores que los de unos chicos de apenas 20 años, puesto que , por ejemplo, cuando tocaban The Smiths ni siquiera habían nacido y menos cuando tocaba Ringo Starr.
¡Vaya no hago más que poner reparos, habiendo disfrutado! Y eso no es justo, no es una película que se merezca sacar los colmillos. Es sencilla, amable, deliciosa y encantadora. Podría tener más ingenio, más originalidad, es cierto, pero tiene sus leves gotitas de ironía y humor, detalles de buen gusto, amor a la vida, y a la gente corriente. No se deben pedir peras al olmo. No se debe exigir a una película más que lo que pretende. Y “500 Días Juntos” no es ambiciosa, no pretende más de lo que ofrece y lo que pretende lo consigue sin ninguna duda y sin cursilería.
Disfrutaréis y saldréis del cine con una sonrisa, buen ánimo y la sensación de haber pasado un buen rato, porque hacer una película sencilla y encantadora puede parecer fácil y no lo es. No hay que confundir un película sencilla con una película simple, para la sencillez se requiere delicadeza y amor por los personajes y la historia. Y aquí la hay y se agradece.

“Es una historia de chico conoce chica, pero no es una historia de amor”, nos avisa el narrador al comienzo. No es muy cierto, el chico no logra conoce r a la chica y sí es una historia de amor, amor de verano, tras el que viene el otoño y una madurez sin princesas. Ahí está para que la disfrutéis, la madurez y la película.


6 comentarios:

guia dijo...

Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestro directorio de blogs www.guiaempresas.info ; Saludos

enCINErados dijo...

Será un placer.

Eukeni dijo...

Vladimir, es impresionante tu capacidad de análisis y crítica.
Aun así creo que esta película con todos mis respetos es de las que directamente descarto, más que nada porque junto a ella en la cartelera seguramente hay dos o tres que tengo que ver.

Cova dijo...

Por supuesto, si hay algo mejor que ver, esta se queda para el final. Además se puede disfrutar en casa perfectamente. A mi me resulto muy muy agradable la película precisamente porque, como dice Wladimir no cae en las chorradas y las estupideces que caen las habituales comedias romanticonas. Además los actores hacen un papel estupendo. !Y ella tiene unos ojos...! ¡Y una mirada.....! Que derriten

Lidia dijo...

¡Por fin! Una protagonista femenina que es una mujer en todo el sentido de la palabra.

Eukeni dijo...

Es sencilla, amable, deliciosa y encantadora, esa es la definición exacta. La he visto con mi hija(adolescente) y lo he pasado bien. Esta claro que no es una película para recordar, pero afirma y define muy bien lo que es un principe azul en nuestros tiempos.
Respecto a lo de la música, creo que en ese aspecto es genial y define muy bien los gustos de los chavales de hoy en día, que tiran más a la música de decadas otras decadas.

A veces tambien el cine nos da sorpresas.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados