domingo, 8 de noviembre de 2009

YO, TAMBIEN
















Dirección y guión: Álvaro Pastor y Antonio Naharro.
País: España.

Año:2009. Duración: 103 min.

Género: Drama.

Interpretación: Lola Dueñas(Laura), Pablo Pineda (Daniel), Isabel García Lorca (María Ángeles), Pedro Álvarez Ossorio (Bernabé), Antonio Naharro (Santi), María Bravo (Reyes), Consuelo Trujillo (Consuelo), Daniel Parejo (Pedro), Lourdes Naharro (Luisa), Catalina Lladó (Pilar), Susana Monje (Nuria). Producción: Julio Medem, Koldo Zuazua y Manolo Gómez Cardeña.

Música: Guille Milkyway.

Fotografía: Alfonso Postigo.

Montaje: Nino Martínez Sosa.

Dirección artística: Inés Aparicio.

Vestuario: Fernando García.

Distribuidora: Golem.

Estreno en España: 16 Octubre 2009.


SINOPSIS


Daniel, un joven sevillano de 34 años, es el primer europeo con síndrome de Down que ha obtenido un título universitario. Comienza su vida laboral en la administración pública, donde conoce a Laura, una compañera de trabajo. Ambos inician una relación de amistad que pronto llama la atención de su entorno laboral y familiar. Esta relación se convierte en un problema para Laura cuando Daniel se enamora de ella. Sin embargo, esta mujer solitaria que rechaza las normas encontrará en él la amistad y el amor que nunca recibió a lo largo de su vida.



Imagen


LOS DIFERENTES A VECES NO LO PARECEN (Por Vladimir Eisenstein)



Reconozco mis prejuicios ante cualquier película que sitúe como personaje principal a un enfermo grave o un minusválido (perdón, ahora hay que decir discapacitado). A lo peor soy como esas damas que vuelven la cabeza, tapándose la nariz con un pañuelo perfumado, con tal de no ver la desgracia ajena. No digo que no lo sea, no soy un santo, aunque prefiero pensar que no me agrada que los creadores de ficción recurran de entrada a un chantaje sentimental tan directo, a un recurso tan grueso.

Con toda precaución me dispuse, pues, a ver “Yo también”, temeroso de internarme en semejante campo de minas, donde suele acechar el cristianismo explícito o solapado, el toque de corneta al afán de superación, la cantinela increíble de “no son diferentes”, el ternurismo más empalagoso y muchos otros peligros, entre ellos el espantoso de la corrección política. La amenaza de un protagonista con síndrome de Down era seria. “Todo sea por Lola Dueñas y las alabanzas de críticos a los que respeto”, me dije.

Por suerte, pronto se disiparon mis temores, gracias a un muy acertado planteamiento. Daniel, el personaje, al igual que Pablo Pineda, el actor, es un Down, sí, pero un Down “niño prodigio”, raro entre sus semejantes. Laura (Lola Dueñas) es una mujer de vida desairada, que no encuentra su sitio, que huye de sí misma y de su desgarro interior. Es también rara entre los “normales”. El encuentro y la intensa amistad que une a estas dos peculiaridades, es el nudo del film, y el imposible amor de Daniel por Laura, el conflicto.

Los directores, debutantes en el largometraje, no eluden tampoco el tema social de los “enfermos” del síndrome, que desarrollan en la subtrama y con apuntes por aquí y por allá, sin caer en el sentimentalismo. No en vano sus dos cortos anteriores abordaron, uno el síndrome, también, y otro el VIH. Quizás sea esta preocupación social la que les ha llevado a resolver el tratamiento formal de la película con un estilo más propio del reportaje que de la ficción. Esto debilita, tanto los momentos de humor, como los trágicos, porque nos convierte en observadores y la cámara no se demora en los sentimientos de los personajes ni sigue el diálogo sentimental de los protagonistas. Da la sensación de que Lola Dueñas y Pablo Pineda interpretan cada uno por su lado, con convicción ambos, pero sin fijarse mucho el uno en el otro, aunque en la risa coincidan muy bien. Una dificultad en la dirección de actores que, en este caso, era, hay que reconocerlo, muy difícil de solventar. Lola está, cómo no, soberbia y Pablo hace de si mismo con toda soltura. Como él mismo dice “tener mucho morro es otra de las características fijas del síndrome de Down”.

Me queda la sensación de que quizás la fórmula de una road movie, olvidándose de abordar la problemática social, hubiera sido más eficaz para tan original encuentro de dos diferentes. Hubiera dado pie para más enredos y para desarrollar tan peculiar convivencia. La película no parece que esté funcionando en taquilla, puede que porque no atraiga ni al público aficionado a las desgracias ni al que las rehuye, y le falte fuerza tanto como film de utilidad social, como film de ficción. Es una lástima, porque Lola Dueñas es una grande de nuestras pantallas y Álvaro Pastor y Antonio Naharro firman la que será sin duda una de las mejores películas españolas del año.




Imagen



CRITICA DESDE LA OPOSICIÓN (Por Cova)



Antes de ver la película leí la reseña que de ella hace ARTyco y lo primero que pensé es ¡Uf, esto pinta mal! Afortunadamente, no todos mis temores se han visto confirmados. ¡Peeeeero! El guión parece seguir las instrucciones del Ministerio de Asuntos Sociales y la Consejería correspondiente de las CC.AA. La película es en su mayor parte:

A) Tópica

B) Inverosimil.

C) Contradictoria.

Para empezar, me pintan a los compañeros de Daniel, el protagonista con síndrome de Down, como esa clase de funcionarios que se aprenden el manual de cómo tratar a un discapacitado: le piropean con el "tu si que vales, chaval", le dan palmaditas en el hombro... y le tratan como si fuera profundamente retrasado. Por no hablar de los comentarios maliciosos en el café referentes a la amistad de Laura y Daniel.

En segundo lugar, me disfrazan a Lola Dueñas, que hace una interpretación magnífica, de rubia peliteñida (menos mal que al final de la película recupera su color) y tonta ("Me vine a Sevilla por la playa y resulta que la playa está a 100 km" ¿Quien puede ignorar esto en la era Internet?), además de un poco putón, sin necesidad. Vale. Digamos que es (primera inverosimilitud) para que haya un mayor contraste con la inteligencia de Daniel que, por cierto, es otro excelente personaje, aunque un síndrome de Down atípico, se pongan como se pongan.

En cuanto a otras situaciones poco creíbles pues, por ejemplo, la búsqueda de la pareja fugitiva por todo Sevilla que no es precisamente una ciudad pequeña y al final !Oooh! ¡Milagro! la encuentran en una pensión. O la divertida secuencia del plátano que sigue a la anterior...

Contradictoria porque, si bien trata de reivindicar la normalidad de las personas con Síndrome de Down, lo hace desde su "anormalidad". Recalcando sus dificultades y sus diferencias con los llamados "normales". Unas diferencias que, con perdón, están ahí. Existen y son reales lo cual no es excusa para no tratarlos como personas o para limitar su derecho a trabajar, a enamorarse, a tomar decisiones y a ser felices... Es un drama con situaciones divertidas, porque si hubiera sido una comedia probablemente habría herido sensibilidades y se habrían levantado airadas protestas... El problema es que al no ser "ni chicha ni limoná", no acaba de convencerme.

En resumen. Película de buenos sentimientos y final feliz (aunque inverosímil) afortunadamente libre de gazmoñería (pero inverosímil). Recomendable llevando el chip adecuado para ver historias inverosimiles.

Para terminar, una pregunta libre de hipocresías: Si los padres pudieran elegir ¿preferirían un niño con Sindrome de Down antes que un niño normal?

La contradicción y la polémica, están servidas...






5 comentarios:

Eukeni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eukeni dijo...

La verdad es que creo que esta es una pelicula que no motiva mucho al personal por lo de chantaje emocional que plantea. Aun sin verla me permito el lujo de criticar ese recurso fácil y que no me atrae en absololuto, a pesar de las "buenas críticas de Vladimir".

Olga dijo...

Vaya! Pues yo tampoco estaba muy animada pero, después de leer una crítica en "Fotogramas", donde daba más detalles sobre el director, que tiene una hermana con síndrome de Down, pensé que resultaría novedosa y atractiva. En fin, supongo que es un tema difícil de resolver con soltura sin caer en los tópicos. Como siempre, unas críticas excelentes. ¿Habéis pensado en fichar como colaboradores en alguna revista? :)

Cova dijo...

La película no es chantajista ni sensiblera... O por lo menos no lo es mucho. Creo que tienes razón Olga, el tema es complicado de tratar sin caer en tópicos. En cuanto a lo de colaborar en una revista.... Bueeeeeno nos han llovido ofertas millonarias pero, es que nos gusta tanto este blog

Eukeni dijo...

Bueno por fin la he visto, y creo que aunque no es una pelicula de mi gusto y Vladimir la pone demasiado bien a mi entender, tampoco es de las que es aconsejable no ver.
Pero estoy de acuerdo con Cova en que es contradictoria,y muy poco creible a la vez que poco atrevida aunque en principio parece que lo va ha ser (me refiero a que no es ni chicha ni limona).
Aun asi Lola Dueñas hace una muy buena actuación.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados