martes, 1 de diciembre de 2009

EL BAILE DE LA VICTORIA








Dirección: Fernando Trueba.
País: España. Año: 2009.
Duración: 127 min.
Género: Drama.
Interpretación: Ricardo Darín (Vergara Grey), Abel Ayala(Ángel Santiago), Miranda Bodenhöfer (Victoria Ponce), Ariadna Gil (Teresa Capriatti), Luis Dubó (Marín), Mario Guerra (Wilson), Mariana Loyola (Lili), Gregory Cohen (Sergio), Ernesto Malibrán (Dr. Ortega).
Guión: Fernando Trueba, Jonás Trueba y Antonio Skármeta; basado en la novela “El baile de la victoria” de Antonio Skármeta.
Producción: Jessica Huppert Berman.
Fotografía: Julián Ledesma.
Montaje: Carmen Frías.
Dirección artística: Verónica Astudillo.
Vestuario:Lala Huete.
Distribuidora: Vértice Cine.
Estreno en España: 27 Noviembre 2009.

ARGUMENTO

Con la llegada de la democracia, el presidente de Chile decreta una amnistía general para todos los presos sin delitos de sangre. Entre ellos se encuentran el joven Ángel Santiago y el veterano Vergara Grey, un famoso ladrón de cajas fuertes. Sus planes no pueden ser más opuestos. Mientras Vergara Grey sólo quiere recuperar a su familia y cambiar de vida, Ángel sueña con vengarse del alcaide y dar un gran golpe. Pero en su camino se cruza la joven Victoria; las vidas de los tres sufren un cambio total que les llevará a enfrentarse con un nuevo destino.


CRíTICA, CUÉNTAME UN CUENTO... (Por Cova)

...Y verás que contento me voy a la cama y tengo lindos sueños. Trueba es un buen contador de cuentos. A mi me encantó "Belle Epoque", por la que recibió un Oscar, me lo pasé pipa con "La niña de tus ojos" y me reí con "Too Much". En este "baile" ha emparejado lo dispar: agua y aceite: cine negro y cuento de hadas. Al final se decanta por el cuento, abandonando sin rematar el cine negro. Tiene incongruencias: ¿Como averigua Ángel (Abel Ayala) donde se aloja Vergara Grey (Ricardo ¡Ayyyyomáquéojos! Darín)? ¿Por qué cuando Ángel se enoja va a buscar al alcaide de la cárcel en lugar de a los que examinan a Victoria? Destacar las magníficas actuaciones de ambos y en especial la espontaneidad y el salero de Abel. Lástima no poder decir lo mismo de la flaca cuñá de Trueba, Ariadna Gil. Afortunadamente su papel es corto. El final es feliz, pero no del todo. Es como si Trueba hubiera renunciado a un final en el que salvar a todos los personajes hubiera resultado demasiado almibarado. No obstante, y teniendo en cuenta que se está viendo un cuento, se perdonan los defectillos. Es una película muy digna e ideal para una tonta tarde de domingo, aprovechando que pasas por allí.




UNA SONATA FALLIDA por Vladimir Eisenstein

Regresa a la ficción Fernando Trueba, después de siete años en los que volcó su quehacer en la música, y retorna, como debe ser, con una apuesta ambiciosa: “El baile de la victoria”. Con la baza segura de Ricardo Darín al frente del reparto, basándose en una novela de Antonio Skármeta, escritor y guionista al que todos recordamos por la hermosa película “El cartero y Pablo Neruda”, y rodando en Santiago y escenarios naturales chilenos que dan fuerza y realismo al argumento y que la dirección de Trueba recrea con acierto y sin dar sensación de postal en instante alguno.

Con tan buenas cartas, Fernando podía haber elaborado un guión sólido y convencional que le asegurase el éxito y aumentase, si cabe, su prestigio. Le honra que no haya sido así y se haya arriesgado, lanzándose al escurridizo terreno de los sentimientos y el lirismo, supongo que porque el relato de Skármeta así lo pide y él no ha querido cambiar ese enfoque.

La crítica ha sido muy dura, demasiado quizá. Es cierto que no consigue su objetivo, pero tampoco, como yo me temía, se hunde en lo cursi y la poesía barata. La realización de Trueba es más que correcta, domina el scope con su habitual soltura y, aunque no emocione, tampoco irrita ni chirrían los goznes.

Ocurre que el guión elaborado por Fernando, su hijo Jonás y el escritor Skármeta está mal construído, le falla la viga maestra. Esa viga tenía que ser, sin duda, el personaje de Victoria (Miranda Bodenhöfer). Sus ojos tenían que ser los nuestros, a través de su mirada y sus expresiones tenía que habérsenos transmitido toda la intensidad, el sentimiento y la poesía del relato. La cámara tenía que haberse demorado con ella y las escenas de pareja tener más juego de miradas, más clímax. Sin embargo sólo se nos la presenta como pobre víctima, animalito acorralado, mariposa herida. Sin protagonismo, escondida en su rincón, inspira piedad, pero no nos metemos bajo su piel. La narración de Trueba, entonces, se queda sin corazón.

El tiempo que no se le dedica a Victoria se le dedica a Vergara Grey (Darín, espléndido) y no es necesario. Arranca la película con dos historias en paralelo que suponemos acabarán por confluir. La historia en negro del atracador Vergara y la historia en rosa de la parejita (con un inocente y entusiasta Ángel Santiago que interpreta muy bien Abel Ayala). Pues no confluyen, no se entremezclan ni enredan, otro fallo en la estructura del guión. El devenir de Vergara sólo sirve para darnos un retrato prescindible de su vida y se acaba diluyendo sin conflicto alguno, sin pena ni gloria. ¿Para qué entonces tantas secuencias que se acaba llevando el aire? Aire, por cierto, que tememos arrastre en cualquier instante a una esquelética Ariadna Gil, que luce un aspecto enfermizo, una delgadez extrema. ¿Tenemos que resignarnos a verla limitarse a poner cara de sienes moraítas de martirio, siendo una gran actriz?

Cabe concluir que Trueba se desenvuelve mejor en lo coral, en lo terrenal, en los ritmos del jazz latino, que en las exquisitas y aladas sonatas para viola y violín.



1 comentarios:

Eukeni dijo...

Creo que voy a ser muy critico con esta cinta, solo decir que el guión como dice Vladimir esta muy mal estructurado, tanto que tiene uno la sensación de perderse entre lo onírico y la extrema realidad chilena. También sobran unas cuantas escenas que se hacen demasiado explicitas a la vez que también como dice Vladimir se nos quedan muchos flecos sin matizar especialmente de Victoria. Muchas pinceladas inconexas aunque como he dicho principalmente el guión es la pieza que falla. Esperaba bastante más.

De Ariadna mejor no hablar.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados