jueves, 25 de marzo de 2010

CORAZÓN REBELDE




FICHA TÉCNICA
Título Original: "Crazy Heart".
Género: Drama.
País y Año: EE.UU. - 2009.
Dirección: Scott Cooper.
Guión: Scott Cooper, Thomas Cobb.
Reparto principal: Jeff Bridges, Maggie Gyllenhaal, Robert Duvall, Ryan Bingham, James Keane, Colin Farrell, Jack Nation.

Fotografía: Barry Markowitz.


Música: T-Bone Burnett.


P

roducción: Judy Cairo, Robert Duvall, Rob Carliner.


Duración: 102 minutos.


Estreno España: 5 de marzo de 2010.




SINOPSIS: Bad Blake es un cantante de música country destrozado y con una dura vida que ha pasado por demasiados matrimonios, demasiados años en la carretera y en demasiadas ocasiones demasiada bebida. Y sin embargo, Bad no puede evitar buscar la salvación con la ayuda de Jean, una periodista que descubre al verdadero hombre detrás del músico.






C R Í T I C A


EL TRIUNFO DE UN PERDEDOR por Vladimir Eisenstein.

El planteamiento inicial de “Corazón Rebelde” no es muy estimulante. El retrato de una vieja estrella del country en su decadencia, alcoholizado, tocando fondo, haciendo bolos de pueblo en pueblo, arruinado y con cuatro divorcios a sus espaldas, nos resulta demasiado familiar, aunque suela encarnarse con más frecuencia en un excampeón deportivo. Como los perdedores son personajes siempre atractivos, aguardamos con complacencia a su más que previsible y heroica redención, según la canónica tradición americana, o a su última y trágica derrota, en el muy improbable caso de que Jeff Bridges hubiera aceptado tan amargo final en una película concebida y rodada para su absoluto lucimiento. Las expectativas se han cumplido y Bridges nos dio una alegría al verse recompensado con un muy merecido Oscar.

Todo transcurre en el film según los cauces previstos, pero hay tanta verdad en la interpretación de Jeff Bridges y tanto conocimiento de causa en los autores de esta obra que el retrato resulta muy vivo y, dentro de su sencillez, tiene una fuerza que no se reduce a la esforzada tarea que el artista caído tiene que afrontar para levantarse. No se cargan las tintas en ningún momento, lo cual es muy de agradecer, y sólo se añora algo más de conflicto en el argumento. De hecho el mejor instante de la película es cuando se produce el reencuentro entre la vieja estrella y su discípulo, del que ahora tiene que hacer de telonero. Esa tensión y los encontrados sentimientos por parte de ambos, enriquecen una narración por lo demás sin complicaciones.

Todo el peso recae sobre Bridges y Maggie Gyllenhaal hubiera necesitado un personaje algo más desgarrado para poderle dar cumplida réplica. No es así y el cantante Bad Blake tiene que resolver por sí solo sus problemas. No es mala opción. Lo que se pierde en intensidad dramática, se gana en un inteligente final agridulce en el que el protagonista no es un radiante hombre nuevo de regreso a la cumbre, pero sí un hombre que ha recuperado su dignidad y se ha salvado de las peores llamas del infierno.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados