jueves, 18 de marzo de 2010

AN EDUCATION




Dirección: Lone Scherfig.
País: Reino Unido.
Año: 2009. Duración: 102 min.
Género: Drama, romance.
Interpretación: Peter Sarsgaard (David), Carey Mulligan (Jenny), Alfred Molina (Jack), Rosamund Pike (Helen), Dominic Cooper (Danny), Olivia Williams (Srta. Stubbs), Emma Thompson (directora), Cara Seymour (Marjorie), Matthew Beard (Graham), Sally Hawkins (Sarah).
Guión: Nick Hornby; basado en las memorias de Lynn Barber.
Producción: Finola Dwyer y Amanda Posey.
Música: Paul Englishby.
Fotografía: John de Borman.
Montaje: Barney Pilling.
Diseño de producción: Andrew McAlpine.
Vestuario: Odile Dicks-Mireaux.
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España.
Estreno en Reino Unido: 30 Octubre 2009.
Estreno en España: 26 Febrero 2010.
No recomendada para menores de 7 años.

SINOPSIS

Basándose en los textos de Lynn Barber, “An education” gira en torno a una joven de 17 años que reside en los tranquilos suburbios de Londres. Coincidiendo con el surgimiento de la cultura de los 60, su vida da un vuelco cuando conoce a un hombre de 35 años que la corteja con elegantes cenas, clubs y viajes, poniendo en peligro su futuro en la Universidad de Oxford.

Crítica volver a los 17 (Por Cova)

Es aconsejable ver esta peli recordando cómo éramos cuando teníamos esa edad. Hay que recordar, que con 17 años nos creíamos muy listos, muy maduros, los padres eran una lata, eramos unos incomprendidos, las hormonas estaban revolucionadas... Es que es probable que si no lo hacemos, no nos creamos las contradicciones de la protagonista (Monisssima por cierto, y que recuerda a la Kate Holmes, ya sabeis, la actual de Tom Cruise), que queda deslumbrada por un chico guapo, mayor, con dinero, canalla (¡Ay! ¿Qué tendrán que tanto nos fascinan?) al que le perdona que sea un estafador, pero no otro tipo de "engaño". A los 17 todavía se cree en los principes azules y en que uno viene al mundo para ser algo o alguien o para correr extraordinarias aventuras. ("Que la vida va en serio, uno lo empieza a comprender más tarde...)

No he leido el libro autobiográfico de Lynn Barber ni sé cómo habrán sido en realidad las cosas. Pero la película nos lo cuenta "a la inglesa", sin aspavientos, con naturalidad, con gracia y sin traumas. Muy agradable. Lo único que no me cuadra son los padres. Teniendo en cuenta lo "encorsetada" que se supone era la sociedad inglesa todavía (¡¡Que les dieran a los españolitos de entonces ese corsé!!) esos padres, excesivamente ingenuos o que muestran una confianza excesiva en su hija... Hummm. Nonono.


“TOCADA, PERO NO HUNDIDA” Por Vladimir Eisenstein.

Comienzos de los 60 en Gran Bretaña. Aunque la guerra es ya un recuerdo, la mentalidad de ahorro y sacrificio, las miras estrechas de la posguerra, siguen vigentes. Todo está a punto de cambiar, sin embargo, y eso se nota en las inquietudes de la nueva generación que se rebela contra la vida pacata, rutinaria y provinciana que encarna la generación de sus padres. Jenny es una adolescente brillante que admira a Juliette Greco, el existencialismo y quiere ser bohemia y francesa. Anhelos que la hacen presa fácil de un galán maduro y hombre de mundo.
“An Education” con este argumento, mezcla de retrato social e iniciación sentimental, encajaría a la perfección en el “free cinema” británico de los 60. No otra cosa es lo que han pretendido hacer Nick Hornby (guión) y Lone Scherfig (dirección) y no cabe imaginar pareja más adecuada para recuperar el espíritu libre de aquel cine airado. Hornby (autor de “Alta Fidelidad”) se desenvuelve como nadie en temas generacionales y amorosos y nos garantiza, además, una excelente banda sonora. Scherfig, a su vez, ya nos deleitó con su frescura narrativa en “Italiano para principiantes”.
El resultado no decepciona. Carey Mulligan acierta a expresar la compleja inocencia, nada boba, de la adolescente Jenny. Nos desarma con su sonrisa y sus miradas virginales, pero también irónicas, curiosas, ávidas. Sale herida, pero más fuerte, de la previsible catástrofe a la que su imprudencia la conducirá. Algo que en ningún momento se nos oculta. Tocada, pero no hundida. No hay tragedia, sino transformación.
Basada en las memorias de la periodista Lynn Barber, “An Education” comete quizás el error de no darle un vuelco a su base literaria. Es decir no transforma lo que son recuerdos personales en una obra dramática. Como consecuencia de ello, los personajes que rodean a Jenny no alcanzan vida propia, sino que son dibujados en cuatro trazos desde su punto de vista. Resulta muy difícil de creer, por ejemplo, la extrema candidez de sus padres que aceptan a un acomodado cuarentón para su niña, sin recelar ni asegurarse en ningún momento de la verdadera posición social del individuo más allá de las apariencias. También flojea Peter Sarsgaard que da muy bien el tipo de pícaro vividor, pero que no desarrolla un personaje complejo y apasionante que si, en algún momento, nos hubiera hecho dudar sobre sus intenciones, la intensidad dramática hubiera subido muchos enteros.
Pero la gran pregunta que nos surge ante esta película tan bien hecha y tan deliciosa es la misma que nos asalta con frecuencia en las salas últimamente (ver “Revolutionary Road”, ambientada en los 50, p. ej.) ¿Qué sentido tiene retratar las inquietudes sociales de hace 50 años o más, si no se consigue una obra maestra que trascienda la época?
“An Education” es una excelente película que disfrutarán sobre todo las espectadoras que se identifiquen con los recuerdos de Lynn Barber, pero como película de “free cinema”, siendo una buena reconstrucción de ese estilo, carece de la fuerza y el realismo que tendría de haber sido realizada enaquella década. ¿Cuándo volverá el cine a hablarnos de las inquietudes e insatisfacciones que vivimos hoy?



2 comentarios:

Eukeni dijo...

A pesar de la preciosa puesta en escena y del encanto de Carey Mulligan me parece una cinta de muy poca credibilidad y que continuamente nos lleva a preguntarnos como es posible que un padre tan rígido en algunas cosas sea tan permisivo en otras. Totalmente desdibujados los personajes a excepción de Jenny y la madre de esta que son los personajes creíbles. Un cuento para niños. Lo que en principio promete una critica a la Educación clásica al final se queda en un cuento con moraleja.

Olga dijo...

Entretenida película con un argumento de lo más tópico, que no deja lugar a la improvisación.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados