jueves, 8 de julio de 2010

CANINO

FICHA TÉCNICA

Título original: Kynodontas.
Dirección: Yorgos Lanthimos.
País: Grecia.
Año: 2009.
Duración: 94 min.
Género: Drama.
Interpretación: Christos Stergioglou (padre), Michele Valley (madre), Aggeliki Papoulia (hija mayor), Mary Tsoni (hija pequeña), Christos Passalis (hijo), Anna Kalaitzidou (Cristina).
Guión: Yorgos Lanthimos y Efthimis Filippou.
Producción: Yorgos Tsourgiannis.
Fotografía: Thimios Bakatakis.
Montaje: Yorgos Mavropsaridis.
Dirección artística: Elli Papageorgakopoulou.
Vestuario: Elli Papageorgakopoulou.
Distribuidora:Avalon Productions.
Estreno en Grecia: 11 Noviembre 2009.
Estreno en España: 14 Mayo 2010.
No recomendada para menores de 18 años.

SINÓPSIS

Un padre, una madre y sus tres hijos viven a las afueras de una ciudad. Su casa está rodeada por un alto muro. Los niños nunca han salido de allí. Su educación, sus aficiones, sus diversiones, su aburrimiento, su estado físico… todo se ajusta al modelo impuesto por los padres, sin ninguna huella del mundo exterior. Ellos creen que los aviones que vuelan por el cielo son juguetes y que los zombies son pequeñas flores amarillas. La única persona con permiso para entrar en la casa es Cristina, guarda de seguridad de la empresa del padre y que visita la casa para apaciguar los deseos sexuales del hijo. Cristina cae bien a toda la familia, especialmente a la hija mayor. Pero la felicidad de la familia se verá perturbada: un día, Cristina regala una cinta de vídeo a una de las hijas y le pide algo a cambio.



CRITICA SIN COMPLEJOS (por Cova)

Esta crítica no va a tener mucho sentido. No hasta que vean esta original e inquietante película. Primera pista: el título hace referencia a los colmillos. ¡Frio frio! No hay vampiros. Es un retrato de familia. Si alguien cree que tiene reproches que hacer a sus progenitores, esta cinta le hará ver lo buenos y maravillosos que fueron los suyos. Aqui, unos padres deciden educar a sus hijos fuera del mundanal mundo mundial por miedo a todo lo perverso que hay en él. Y claro. Pasa lo que pasa. Que las buenas intenciones convierten ese otro mundo, supuestamente idílico, en otro aún más perverso y delirante. Mas pistas:. Un salero es en esa casa un teléfono. El clítoris es el teclado y el coño una lámpara grande... El gato es un peligrosisimo animal al que no conviene acercarse si no es bien armado con unas tijeras de podar, por ejemplo, y si al llegar a determinadas secuencias ustedes creen que el director no se va a atrever a hacer las barbaridades que insinua que podrían pasar a continuación, pierdan cuidado. Se atreve. Sus dientes rechinarán y su culo saltará en el asiento. No les digo más que yo salí del cine siendo otra persona. Me voy a teñir de rubio y a ponerme un conjunto de vinilo rojo, bien ajustado y con un escote hasta el ombligo. ¿Quién dijo miedo?.



“EL MIEDO (Por Vladimir Eisenstein)

Se abrió la temporada con la extraordinaria película argentina “El secreto de sus ojos”de inequívoco sabor clásico y se cierra con la no menos excepcional película griega“Canino” (“Kynodontas”) más inquietante e innovadora.
“Canino” es una película de terror (no en vano triunfó en el festival de Sitges), porquesu protagonista absoluto es el miedo, pero no es una película de género, aunque seviva con angustia. El miedo que padecen los protagonistas de “Canino” no lo provocala persecución del psicópata de turno, sino que es ajeno a cualquier amenaza y sealimenta sólo de infundados temores, de una aguda conciencia de vulnerabilidad. Resulta paradójico que las sociedades occidentales, que viven una época de bienestary seguridad que jamás han conocido a lo largo de la Historia, sean tan miedosas,pusilánimes y timoratas. Esta ridícula situación es la que aborda Yorgos Lanthimos enesta obra de premeditada e inequívoca crítica social.
Resulta muy penoso recorrer las limpias y bien urbanizadas calles de nuestro cercadoparaíso occidental y no encontrar ya aquellos niños, de pocos años atrás, jugandoen la calle. Los padres temerosos de hijos casi únicos, no les dejan pisar el mundoexterior sin escolta. La mayor parte de su tiempo transcurre en espacios cerrados yvigilados. Este panorama lo lleva Lanthimos al extremo. Una familia recluye a sus hijosen su aislado chalet con piscina, impidiéndoles todo contacto con el peligroso mundoexterior. No hay televisión, teléfono ni visitas y los padres orquestan para ellos unafabulada cosmovisión, incluso cambiando de significado las palabras, para evitar lastentaciones aventureras de sus retoños, ya jovencitos, pero infantilizados. Es una muypeculiar versión del mito de la caverna platónico.
Se ha comparado este film con el cine de Haneke. No es desacertada la conexióntemática, pero el punto de vista es muy otro. El mal es omnipresente en el cine deHaneke y anida en casi todos sus personajes, mientras que en “Canino” todos sonvíctimas, es una perspectiva más latina de pobres diablos, cuyos temores son ridículosy tienen más que ver con el agobiante afán posesivo de la familia mediterránea.Lanthimos posee además un surreal sentido del humor que le aproxima más a Lyncho Buñuel que al frío y entomológico austríaco. Es muy representativa al respecto laextraordinaria secuencia de la coreografía que interpretan las dos hijas. Uno de losmejores momentos que hayamos disfrutado en el cine este año y la mejor coreografíajunto con la del desfile triunfal japonés de otra gran película de la temporada: “Ciudadde vida y muerte” de Lu Chuan.
La convivencia en ese refugio-cárcel-chalet es insana e insostenible a la larga, comose puede imaginar. Los hijos crecen y es imposible cerrar todas las grietas por las queel mundo exterior se filtra. La película camina hacia un brutal e inevitable desenlace,un final abierto, pero que nos deja un sabor amargo, muy amargo y la desmoralizanteconclusión de qué hijos tan incapacitados estamos criando para enfrentarse a unmundo global en el que los bárbaros acechan ahí al lado, en las fronteras de nuestroacomodado y temeroso Occidente.


1 comentarios:

Pabela dijo...

La verdad que es uno de los mejores films que vengo viendo de este 2010. Surrealista, extraña, incómoda...no se puede dejar de verla. Uno de esos locos films que nos dejan pasmados y cuanto más pensamos en ellos pareciera que más nos va gustando.

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados