lunes, 28 de febrero de 2011

CISNE NEGRO (Darren Aronofsky)





Título original: Black swan.
País: USA.
Año: 2010.
Género: Drama
Dirección: Darren Aronofsky.
Guion: Mark Heyman, Andrés Heinz y John McLaughlin; basado en un argumento de Andrés Heinz. Interpretación: Natalie Portman (Nina), Vincent Cassel(Thomas Leroy), Mila Kunis (Lily), Barbara Hershey (Erica), Winona Ryder (Beth).
Fotografía: Matthew Libatique.
Montaje: Andrew Weisblum.
Vestuario: Amy Westcott.
Música: Clint Mansell.
Producción: Mike Medavoy, Arnold W. Messer, Brian Oliver y Scott Franklin.
Diseño de producción: Thérèse DePrez.
Duración: 110 min.
Estreno en USA: 3 Diciembre 2010.
Estreno en España: 18 Febrero 2011.
No recomendada para menores de 12 años.




SINOPSIS

Historia de Nina (Natalie Portman), una bailarina en una compañía de ballet de la ciudad de Nueva York cuya vida, como todos los de su profesión, se consume totalmente con la danza. Ella vive con su madre, también bailarina retirada, Erica (Barbara Hershey), que apoya las pretensiones de celo profesional de su hija.
Cuando el director artístico Thomas Leroy (Vincent Cassel) decide sustituir a su estrella Beth MacIntyre (Winona Ryder) para la producción que abre su nueva temporada, El Lago de los Cisnes, Nina es su primera opción. Pero Nina tiene competencia.


¡MALDITA DANZA ROEDORA! (Por Cova)


Me parece que Aronofsky es ya un nombre y un estilo personal de hacer cine (Estuvo a punto de cagarla en los minutos finales de la presente, pero afortunadamente se queda en un pequeño exceso)Efectista como siempre, en esta ocasión consigue pegar al espectador a la butaca, angustiarle y fascinarle con la dureza de una profesión como la de la bailarina sometida a las presiones de los ensayos, las exigencias del director de la compañia, o las zancadillas de las compañeras, pero también de sus propias limitaciones, miedos y paranoias. La danza y la pasión (la otra gran protagonista de la historia) ganan la batalla y el pavisoso cisne blanco acaba convertido en el seductor cisne negro que quería el director del ballet. Natalie Portman está de diez y se ha llevado merecidísimamente el oscar a la mejor actriz. Solo por su hacer ya merece la pena ir a ver la película. Sobran palabras, al igual que en la cinta, donde la imagen es la dueña absoluta de la historia. Acompañándole a la música, como siempre Clint Mansell.





CRÓNICA DE UNA METAMORFÓSIS por Vladimir Eisenstein

“Cisne negro” no parece de antemano una película muy atractiva. El cuento de una joven que sueña con triunfar en el mundo del espectáculo, sustituyendo a la consagrada estrella, ya entrada en años, no es precisamente nuevo. No faltan además en esta ocasión todos los tópicos habituales: una madre, retirada del ballet, que presiona a su hija para que consiga lo que ella no consiguió; un director egocéntrico, caprichoso, genialoide y despótico; la feroz rivalidad entre las aspirantes a primera bailarina y el esfuerzo, dolor y sacrificio que exige una disciplina tan severa como el ballet clásico.Pues bien, desde el comienzo de “Cisne negro”, toda intriga entre bambalinas queda descartada. La nerviosa cámara de Aronofsky se pega al rostro de Natalie Portman y nos deja muy claro que vamos a vivir la historia desde dentro de esa muchacha, que no hay película coral que valga, que va a resultar claustrofóbica, que nada nos va a contar sobre el mundo de la danza. Nos mete en una montaña rusa de vaivenes emocionales, nos hace un nudo en el estómago y no nos lo desata hasta el final.Aronofsky consigue mantener asombrosamente la angustia y la tensión a un nivel muy alto sin que el thriller psicológico decaiga en ningún instante. No hablamos de trazo fino, no es su estilo. Si hay que subrayar, se subraya y con grueso rotulador rojo, al borde del sensacionalismo todo el rato, pero sin caer en él. Podría hacerse una crítica demoledora de este film por ser tan evidente, por no ahorrarte desagradables momentos y es muy posible que, sin la intensa y deslumbrante interpretación de Natalie Portman, que se suma y da sentido a la desmesurada puesta en escena del director, el resultado hubiera sido de un efectismo estomagante. Por suerte no sucede así y acompañamos a la protagonista con el corazón encogido en su dolorosa metamorfosis hasta acabar tan exhaustos y mareados como ella. Nada importa que la realidad se mezcle en todo momento con el delirio y las alucinaciones. Lo importante es que Aronofsky consigue envolvernos y sentir hasta físicamente ese viaje hacia la gloria que no sabemos si es muerte o renacer, si la adolescente perece en el intento o si una nueva estrella ha nacido. Turbio y oscuro relato que nos remite más al Polanski de “Repulsión” que a la estética académica y virtuosa de las ninfas con tutú.









8 comentarios:

Marta dijo...

Aún diría más...Esta película le da otra vuelta de tuerca al espectador. El cisne negro se descubre en Australia en 1697. Hasta entonces todos los cisnes se sabían blancos, símbolo de la pureza...de la inocencia. Después de miles de observaciones anteriores, bastó una sóla para modificar el concepto. ¿Han querido los autores hacer un guiño sobre el impacto de lo altamente imposible?. Nina, cada uno de nosotros, como arquetipo, es pura y en su pureza casta no es capaz de crear. Habrá de descubrir su sombra, su lado oscuro. Habrá de morir, transformarse en mujer completa, en persona, para poder así renacer. Es a través de su sexualidad reprimida cómo lo alcanza. Atrás deja sus peluches, su madre-pulpo acaparadora, que por otra parte la considera mediocre como ella misma, incapaz de triunfar y por fin lo consigue...Triunfa. Toda una lección cinematográfica. Idea, puesta en escena, actores. En fin, una película imperdible. Saludos.

Pau dijo...

Darren Aronofsky sabe cómo meter al espectador en la película, convertirle en Nina, hacerle sentir el mismo agobio que siente ella.Terminas la película con la respiración agitada el vello de punta después de ver cómo el cisne negro se ha abierto finalmente camino y ha dejado atrás a la niña tímida, dulce e inocente. Cuando se encendieron las luces estaba en shock sólo podía decir increíble. Un final excitante, genial, no por el final de la obra en sí sino por la forma, por Natalie Portman, por todo. Tuve que respirar hondo para darme cuenta que llevaba casi dos horas metida en una sala cine.

Excelente trabajo de Natalie Portman hace de esta película un espectáculo grandioso. La película es ella.

Un saludo

Eukeni dijo...

Gracias chic@s, ya veo que solo hay buenas críticas. Espero verla pronto, Darren es uno de mis favoritos.

Seila R. dijo...

Hasta ahora, la película que más me había gustado de Aronofsky es la de Requiem por un sueño (prefiriendo dentro de la misma temática Trainspotting).
Sinceramente, no es uno de mis directores preferidos y fui a ver la película más que nada por la bella Natalie. Pero cuál fue mi sorpresa al encontrarme con una de las mejores películas contemporáneas que he visto y, aunque el año no ha hecho más que comenzar, me aventuro a decir que será la mejor de 2011 (sí, es mucho aventurar, pero no confío en que Hollywood nos brinde con dos obras maestras en un mismo año).

Cova dijo...

Estupendos comentarios, Marta, Pau, Seila. La película no es para menos

Eukeni dijo...

Como dice Sergi Sánchez en fotogramas:
Una experiencia única, de una intensidad paranoide, casi psicotrópica, tan barroca y encendida como 'Réquiem por un sueño' Es una celebración del cine en su expresión más libre y demente.

Darren solo peca de excesivo efectismo (creo que no le hace falta tanto). Desde el primer minuto hasta el ultimo tienes la sensación de estar en una montaña rusa.

Víctor Caldentey dijo...

Ví esta película hace una semana y la verdad que me gusto el argumento, me costó un poco entenderlo pero tuve la suerte de que mi hermana ya la habá visto y me explico algunas cosas que no entendía como por ejemplo el porque tenía esas heridas en la piel.

Un saludo.
http://sweetexpression.blogspot.com/

enCINErados dijo...

Parece que cuesta entrar en ella al principio con tanto movimiento de camara y tanta confusión entre realidad y pensamiento, no te parece Victor ???

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados