jueves, 22 de marzo de 2012

LOS IDUS DE MARZO (George Clooney)




F I C H A T É C N I C A
Dirección: George Clooney
Guión: George Clooney, Grant Heslov y Beau Willimon
basado en la obra teatral "Farragut North" de Beau Willimon
Producción: George Clooney, Grant Heslov y Brian Oliver
Productor ejecutivo: Leonardo DiCaprio
Fotografía: Phedon Papamichael
Montaje: Stephen Mirrione
Música: Alexandre Desplat
Intérpretes: Ryan Gosling, George Clooney, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Evan Rachel Wood, Marisa Tomei
Duración: 1 hora 41 minutos.

S I N O P S I S
Un joven brillante, Stephen Meyers (Gosling), es el segundo de a bordo, junto a Paul Zara (Hoffman), en la dirección de la campaña presidencial del gobernador Mike Morris (Clooney), en quien tiene plena confianza. Durante las primarias de Ohio, Tom Duffy (Giamatti), jefe de campaña del rival de Morris, ofrece a Meyers un puesto en su equipo, adulando su inteligencia. Al mismo tiempo, las negociaciones de Morris para conseguir el apoyo de un influyente senador de Carolina del Sur se estancan y Molly Stearns (Wood), una joven becaria de la oficina electoral, se siente atraída por Meyers, pero guarda un secreto. De repente todo se vuelve en contra, no sólo de Morris, sino también de Meyers. ¿Qué es más importante para éste: su carrera, la victoria o la verdad?



C R Í T I C A

“RADIOGRAFÍA DE LA POLÍTICA” por Vladimir Eisenstein
Como director, el trabajo de puesta en escena de George Clooney se caracteriza por una sobriedad algo prosaica, aunque sin duda muy correcta. Basa, por tanto, la intensidad de sus relatos en la solidez de los guiones y del reparto. En “Los idus de Marzo” el reparto es sobresaliente, empezando por él mismo y continuando por Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti y un extraordinario Ryan Gosling que interpreta al protagonista, un papel, por cierto, en el que se le nota mucho más cómodo que con el que desempeña en “Drive”, demostrando así que da mejor como buen chico con corazón duro que como chico duro con buen corazón.
“Idus de Marzo” nos muestra lo que sucede entre bambalinas de una campaña electoral, un tema muchas veces tratado en el cine americano, tan admirable y puntual a la hora de retratar su realidad política, con una inmediatez y sentido crítico periodístico que ya desearíamos encontrar en nuestras pantallas sobre la nuestra y de las que está dolorosamente ausente, quizás por no molestar al subvencionador.
El planteamiento habitual es de denuncia de la consabida corrupción que reina en Washington D.C. y solemos encontrar un candidato aparentemente idealista que resultará ser tan cínico como todos los demás políticos, rompiendo el corazón y las ilusiones de los que habían creído en él. Esto es lo que esperamos encontrar en “Idus de Marzo”, pero no hallamos. La acción se sitúa en el microcosmos de las bambalinas donde se mueven los asesores, es decir en la corte. El candidato, el rey, es un pretexto, un buen candidato, un caballo ganador y eso es suficiente para que sus nobles, que también tienen sus ambiciones, crean en él. Las intrigas cortesanas son el terreno de juego. Ahí es donde el joven Stephen (Gosling) vivirá un curso intensivo de maquiavelismo, ya que estamos ante una película de iniciación o aprendizaje.
Minucioso y realista, el texto de Beau Willimon nos describe la sutileza y complejidad del juego de la política y nos mantiene fascinados con los movimientos de los jugadores, esos tres asesores, en una partida de póquer que termina con un brillante farol. En el camino se quedará una víctima colateral. A nadie parece importarle.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados