jueves, 8 de marzo de 2012

SHAME (Steve McQueen)




F I C H A T É C N I C A
Dirección: Steve McQueen
Guión: Abi Morgan y Steve McQueen
Productores: Iain Canning y Emile Sherman
Fotografía: Sean Bobbitt
Dirección Artística: Charlie Kulsziski
Montaje: Joe Walker
Música: Harry Escott
Intérpretes: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James
Badge Dale, Nicole Beharie.

S I N O P S I S
Brandon es un exitoso treintañero que vive cómodamente en su apartamento de Nueva York. Su distracción frente a la rutina diaria consiste en seducir mujeres, ligues de una noche, citas con prostitutas, sexo en Internet. Su ritmo de vida empieza a hacer aguas cuando Sissy, su rebelde hermana, llega inesperadamente de visita. Su presencia en la vida de Brandon empuja a éste a adentrarse aún más en su sórdido submundo sexual, huyendo de la necesidad de su hermana de mantener una relación afectiva.


C R Í T I C A

“INSATISFACCIÓN” por Vladimir Eisenstein.
“Shame” es una película incómoda, desasosegante. No sólo por su tema, sino también por su factura seca, áspera. McQueen, su director, no hace ninguna concesión al espectador en esta obra intensa y poderosa, no le abre ningún resquicio para respirar ni le facilita que pueda sentir la más mínima cercanía a unos protagonistas extremos. Estos protagonistas son dos hermanos que comparten un pasado traumático y/o escabroso sobre el que nada se nos cuenta. Reaccionaron ante él de formas opuestas: él, blindándose, evitando toda relación emocional y entregándose a una sexualidad compulsiva que sólo le proporciona “subidones” de placer físico y una sensación de dominio narcisista que apenas dura lo que dura una eyaculación. Necesita repetir, porque nunca se entrega, es un perpetuo insatisfecho, un lobo fuera de la manada, errabundo y estéril. Ella, su hermana, busca afecto, desesperada como un perrillo callejero que se entrega al primero que le hace una caricia. Su ansiedad es tan evidente que ahuyenta a cualquiera. Sus fracasos amorosos hunden su autoestima y sufre tendencias autodestructivas. Intenta aferrarse a su hermano, pero éste la esquiva pues, pese a que la quiere, le desagrada una estrategia tan opuesta a la suya y que le parece indigna, le avergüenza. Se deduce que en el pasado hubo incesto. Es la hipótesis que mejor cuadra con todo lo que ocurre en esta película e, incluso, con su título, aunque ese incesto pudo tener mucho de refugio afectivo ante un entorno hostil. Él quiere olvidarlo, se evade y se lanza a una kamikaze huida hacia delante. Ella, sin embargo, quiere recuperar al menos el lazo afectivo con su hermano, ya que no ha encontrado sustituto, sólo una suma de derrotas.
El guión es sucinto al máximo, con lo que gran parte de lo que McQueen quiere contarnos recae en la interpretación y la realización, y aquí cabe señalar que este director británico no es Polanski ni Cronenberg, por citar dos autores acreditados en estos oscuros asuntos. Siendo la relación entre los dos hermanos el mayor atractivo e intriga de la película, concede demasiado metraje a reiterarnos la “adicción” sexual del protagonista. Debe ser que ésto tiene más interés para él o supone que tiene más gancho para el espectador, pero no es así (compárese, por ejemplo, la espléndida escena de la canción, larga, pero intensa, con la del trío, innecesariamente larga). Preferible también hubiera sido que abriese plano en algunos momentos y nos mostrase al protagonista en su urbana soledad, pero los planos generales parecen en extinción (un empobrecimiento del lenguaje cinematográfico debido al encogimiento de las pantallas).
Queda pues algo cojo el trasfondo sentimental de la historia. Queremos saber más y la poética visual de McQueen, algo “moderna” y gastada, provocativa y con olor a video, no llena ese vacío. Removidos por dentro, nos quedamos tan insatisfechos como ese enrevesado Brandon que Fassbender interpreta con asombrosa naturalidad.

2 comentarios:

Eukeni dijo...

Perturbadora obra maestra de McQueen.
La escena de la canción que describe Vladimir INCREIBLE junto con las caras de desesperación en pleno orgasmo de Brandon. Muy dura pero muy buene pelicula. IMPRESCINDIBLE.

Olga dijo...

La he visto hace poco y coincido con la conclusión final de Vladimir. Me falta algo

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados