miércoles, 5 de diciembre de 2012

CÉSAR DEBE MORIR (Paolo y Vittorio Taviani)








F I C H A  T É C N I C A 
Título original: Cesare Deve Morire
Dirección: Paolo Taviani y Vittorio Taviani
Guión: Paolo Taviani, Vittorio Taviani y Fabio Cavalli
           (basado en la obra "Julio César" de William Shakespeare)
Producción: Grazia Volpi
Fotografía: Simone Zampagni
Montaje: Roberto Perpignani
Música: Giuliano Taviani y Carmelo Travia
Intérpretes: Cosimo Rega, Salvatore Striano, Giovanni Arcuri, Antonio Frasca,
                  Juan Darío Bonetti, Vittorio Parrella.
Duración: 76 minutos.

S I N O P S I S 
Acaba de terminar la representación de "Julio César" de Shakespeare en el teatro de la cárcel de Rebibbia en Roma. Las luces se apagan y los actores vuelven a su condición de presos camino de las celdas. Seis meses antes el director de la cárcel y un director de teatro se dirigen a los presos para hablarles de un nuevo proyecto, la escenificación de la obra "Julio César" en la cárcel. El primer paso es elegir el reparto. El segundo, el estudio del texto. Es un camino largo, difícil, plagado de ansiedad y de esperanza. Estos suelen ser los sentimientos que invaden a los presos en sus celdas, después de los ensayos.
¿Quién es Giovanni, el hombre que encarna a César? ¿Y quién es Salvatore, convertido en Bruto? ¿Qué han hecho para estar condenados al encarcelamiento? La película no intenta esconder sus crímenes. Pero el orgullo y la pasión que sienten por la obra no siempre libera a los presos de la exasperación que produce la cárcel. Sus violentos enfrentamientos incluso hacen peligrar la representación. Cuando llega el tan esperado día, Julio César vuelve a la vida en el escenario de una prisión.


                                         C R Í T I C A
“ABORRECER EL DELITO, COMPADECER AL DELINCUENTE” por Vladimir Eisenstein

Más de un siglo ha transcurrido desde que Concepción Arenal escribiera su célebre frase de “Aborrece el delito, pero compadece al delincuente” y décadas desde que en 1936 la CNT con arrebatado e inconsciente idealismo pusiese en libertad a multitud de presos comunes por considerarlos “presos sociales”. La percepción del crimen y del criminal ha cambiado mucho y es palmario que el objetivo hoy de la ley es el castigo y raramente la reinserción.  Amparándose en los derechos de las víctimas, múltiples voces claman venganza, como si uno de esos derechos fuese dictar el castigo, y exigen a unos políticos cada vez más populistas, el agravamiento de las penas. Y las agravan, sin que ello traiga consuelo ni contribuya a la disuasión, sólo aumenta el sufrimiento de los penados.
Detrás de un delincuente siempre hay un ser humano con su dignidad, no tan distinto al ciudadano honorable y desde luego no diabólico, aunque sea responsable de sus actos y deba responder ante sus víctimas y la sociedad por ellos. Esto es lo que los venerables hermanos Taviani quieren recordarnos con su pertinente película “César debe morir” en estos tiempos en los que prolifera tanto justiciero importado allende el océano.
Se trata de un breve documental que retrata el montaje teatral de “Julio César” de Shakespeare por un grupo de presos de la cárcel de alta seguridad de Rebibbia en Roma. Los Taviani enfocan con mirada antropológica y desdramatizada el esfuerzo interpretativo de estos curtidos criminales. Ves como, a través de sus arrugas y cicatrices, se abren paso con dificultad las emociones y tienes la sensación de que su experiencia vital nunca podrás llegarla a entender, porque nunca has padecido años de encierro.
Pese a su interés, “César debe morir” no alcanza, sin embargo, la intensidad requerida. Se centra en exceso en la obra y sólo nos ofrece escasos apuntes, algunos flashes de la personalidad de los protagonistas, de su drama particular, de quiénes son.  Siendo tan conocido el asesinato del general romano hubiésemos agradecido oír más la voz de los actores y no tanto la de sus personajes.

          

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados