sábado, 1 de diciembre de 2012

Reality (Matteo Garrone)






















F I C H A   T É C N I C A
Título: Reality
Dirección: Matteo Garrone.
Guión: Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso.
Fotografía: Marco Onorato. 
Música: Alexandre Desplat.
Montaje: Marco Spoletini. 
Producción: Matteo Garrone, Jean Labadie.
Reparto: Aniello Arena, Loredana Simioli, Nando Paone, Nello Iorio, Nunzia Schiano, Rosaria D'Urso, Giuseppina Cervizzi, Claudia Gerini, Raffaele Ferrante, Paola Minaccioni, Ciro Petrone, Salvatore Misticone, Vincenzo Riccio, Martina Graziuso, Alessandra Scognamillo.
Duración: 110 minutos.

S I N O P S I S 
Luciano es un pescadero napolitano que complementa sus modestos ingresos montando timos - a pequeña escala - junto a su mujer, María. Luciano, personaje simpático y divertido, nunca deja pasar la oportunidad de actuar o travestirse para sus clientes e innumerables familiares. Un buen día, estos le convencen para presentarse a las pruebas de Gran Hermano. Mientras persigue su sueño, Luciano empieza a cambiar su percepción de la realidad.



                                            C R Í T I C A

”SALTO A LA FAMA” por Vladimir Eisenstein

Puede ser que Mateo Garrone no sea un excelente director –su puesta en escena no va más allá de correcta-, pero sus películas son cualquier cosa menos irrelevantes. Ya con “Gomorra” se atrevió a dramatizar el libro reportaje de Roberto Saviano sobre la Camorra que había puesto en peligro la vida de su autor. “Reality” es un film más metafórico que aquel, menos realista o documental, pero que también intenta reflejar, aunque sea de modo esperpéntico, la realidad social que se oculta bajo el entretenimiento berlusconiano con que Tele 5 nos alimenta a diario.
El título alude al popular género televisivo del mismo nombre y en concreto versa sobre su programa estrella: “Gran Hermano”.  En la película vemos el impacto que en el empobrecido sur napolitano tiene este concurso y cómo muchos ven su remota posibilidad de participar en él como una vía para salir de la miseria y dar un salto a la fama. El protagonista en este caso es un humilde pescadero, casado, con dos hijos y rodeado por un coro familiar de vivaces mujeres. El alboroto del barrio, un casco histórico abandonado y decrépito y la lucha por la supervivencia diaria de unos pícaros vecinos curtidos por el sol y la Historia, contribuyen a realzar este magnífico fresco de quienes sufren la miseria europea contemporánea, ese abismo que separa a un metalizado y rico norte de un dependiente  sur en esta Italia que refleja, como ningún otro país, los agudos contrastes de una malcosida Unión Europea.
Este sueño de salir del pueblo, del ascenso social a través del éxito en el paraíso artificial de los platós, no es un planteamiento original, pero el brillante guión, en vez de seguir el deambular,   las previsibles desventuras y humillaciones de nuestro aspirante hasta el fracaso final, enfoca la obsesión que le trastorna, su capacidad de autoengaño, la esperanza que no pierde, que no quiere perder, pero que le acabará perdiendo. Estamos ante la crónica de un sueño insensato, ridículo, quijotesco, pero no menos poderoso por ello. Azcona habrá aplaudido desde su tumba.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados