martes, 19 de enero de 2016

ÁLBUM DE FAMILIA Isabel Muñoz




16.12.15 - 27.02.16

Preciosa colección de esta gran Fotógrafa, solo tiene un defecto, que pronto se acaba.
Es una lastima que la Galería BLANCA BERLIN sea tan limitada en espacio y en obras de Isabel, pero aun así siempre es un maravillosa experiencia adentrarse en este estudio antropológico que nos demuestra una vez mas el increíble parecido que tenemos con esta familia lejana nuestra. Sino podéis comprar las obras al menos disfrutar observándolas. 



ÁLBUM DE FAMILIA
Isabel Muñoz

Buscando en nuestro ancestro aquello que nos hizo humanos

Tantos años retratando sentimientos y emociones le han llevado al origen. Reinventándose a si misma una vez mas, convertida ahora en paleoantropóloga de imágenes, Isabel Muñoz nos muestra la cuna de nuestras emociones.
Su proyecto -un viaje a los umbrales del hombre- no se hizo esperar. Dejó  atrás su estudio y comenzó los trabajos de campo indagando sobre nuestro marchamo. Jesús Fernández Morán le abrió las puertas del Zoo de Madrid, residencia habitual del gorila Malabo, y Guillermo Bustelo las de su centro de recuperación, uno de los principales de Europa, en el que acoge a primates procedentes de zoológicos, circos, espectáculos callejeros y comercio ilegal. Visitó también a la familia de gorilas de Cabárceno, en Cantabria, de la mano de su cuidadora, Lucía Gandarillas, concluyendo así la parte iniciática de la tesis que hoy nos presenta sobre nuestro linaje.
Las condiciones extremas que Isabel habría de superar a lo largo de los tres viajes que hizo al Congo no fueron un obstáculo para continuar su misión de búsqueda de nuestra estirpe en la patria de nuestros antepasados.
En el Santuario de Lola-Ya, a una hora en barco desde la pequeña aldea de Basankusu, fotografió a los bonobos, mucho más cerca de los humanos que de otros primates. En Lwiro, al Este del Congo, retrató chimpancés y en las montañas de Kahuzi Biega, gorilas. Y aún tendría que trasladarse a las selvas meridionales de Borneo, junto al mar de Java, para cautivar las imágenes de los “orang-utang”, los hombres de la selva, los más arbóreos de las cuatro familias de primates. Y en todos ellos encontró algo que hoy habita en nosotros mismos.
No quiso Isabel traer a este álbum el horror que asola a estas pacíficas familias, victimas de persecución, mutilación y muerte a manos de asesinos furtivos. La labor de las organizaciones locales e internacionales es simplemente encomiable y a ellas debemos dar nuestro apoyo.
Las líneas evolutivas de estos antiguos seres humanos y las de homo sapiens comenzaron a disociarse hace seis millones de años. Y a pesar del tiempo transcurrido, seguimos compartiendo con ellos el 99% de nuestros genes. Después de ver el álbum de nuestra arcaica familia, es evidente que también heredamos de ellos todas nuestras emociones primigenias. La prueba de paternidad emocional que hoy nos aporta Isabel Muñoz es irrefutable. La procedencia de nuestros sentimientos más atávicos ha quedado plenamente acreditada.



En algún lugar del planeta, hace unos pocos millones de años, hubo un gesto que aún hoy permanece en nosotros, una mirada que seguimos haciendo nuestra; un sentimiento que todavía continúa vivo en nuestros corazones.
Aquí tenéis, en fin, de la mano de Isabel Muñoz, nuestra humanidad primitiva, este álbum en el que definitivamente todo nos es profundamente familiar.

José A. Arcila

Fuente: http://www.blancaberlingaleria.com/


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en enCINErados

enCINErados